Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 22 de septiembre de 2013

REFORMA ENMASCARADA

De un tiempo para acá, las autoridades de nuestro país han venido planteando.... más bien intentando imponer ciertas reformas que han sido muy criticadas por diversos sectores de la sociedad. Planteo en este espacio únicamente una de ellas, que, a mi parecer, es la que más revuelo ha ocasionado por el carácter enérgico de sus opositores, que son en su mayoría, maestros. Si se lee con detenimiento, dentro de esta "reforma" hay algunos puntos "camuflados"  o "enmascarados" dignos de una seria consideración; mismos que muchas personas pasan por alto; ya que los medios masivos no los toman en cuenta y se dedican a mal informar las enormes e incontables "bondades" de dicha reforma.
Enumero:
1. Autonomía de las escuelas: Dentro de este punto no solamente está el hecho de que las autoridades de cada escuela serán las responsables de su buen funcionamiento; significa también que el cuidado del inmueble, así como su equipamiento, manutención y sustentabilidad quedarán en manos del personal y padres de familia. Si antes la sociedad protestaba porque muchas escuelas "exigían" cuotas, ahora la situación será más crítica; pues la responsabilidad de conseguir los recursos para el buen desempeño del plantel ya no será del gobierno, sino que en su mayoría, será ahora de los padres de familia y los maestros del mismo. ¿Cómo afecta esto a la sociedad? Sencillo: Muchas escuelas (por no decir la mayoría) cuentan con apenas lo mínimo para subsistir; son escuelas que se encuentran en comunidades apartadas o no tan apartadas pero sí de muy escasos recursos. Los niños que asisten a ellas viven al día, en la pobreza, y frecuentemente van a estudiar sin desayunar o con útiles y ropa ya muy gastados y deteriorados. ¿Cómo se espera que este tipo de escuelas puedan subsistir sin la ayuda gubernamental? Recordemos que la Constitución, en su artículo 3ro estipula que la educación ha de ser gratuita; es decir, el gobierno debe cubrir la "manutención" del inmueble; sin embargo, con esta reforma, el sostener dignamente a la Institución Educativa será responsabilidad de las familias y personal docente. Si las familias de los niños que asisten a las escuelas antes mencionadas apenas tienen para vivir, ¿De dónde se espera que tengan los recursos para invertir en el equipamiento digno de las mismas? Y no solo son las escuelas en comunidades de escasos recursos; las familias cuyos niños están en escuelas públicas también suelen tener recursos, si no escasos, sí muy limitados. De llevarse a cabo, esta "reforma" afectará seriamente (junto con la reforma fiscal) la economía familiar de los millones de mexicanos que hacen uso de Instituciones Públicas para su educación.
2. Escuelas de tiempo completo: Dentro del esquema del nuevo sistema educativo se hace mención de ir unificando los horarios de todas las escuelas para establecerlo a 8 horas diarias. Si consideramos el punto número 1, en el cual padres de familia y docentes estarán a cargo del funcionamiento escolar, habrá que invertir recursos para llenar esas 8 horas de actividades con quizás más personal, alimentación adecuada e infraestructura digna para que las horas "extras" que pasen los menores ahí sean en verdad de provecho. La gran mayoría de los planteles de educación básica (y media) en el país no cuentan por ejemplo con aire acondicionado para la temporada de calor agobiante, ni calefacción para los crudos inviernos. Muchas de ellas, incluso, ni siquiera tienen completos los vidrios en las ventanas. Vayamos a los estados de Chihuahua, Sonora, Nuevo León... En esas regiones, a partir del mes de mayo, el calor suele alcanzar niveles de 40 a 50 grados centígrados. ¿Se puede imaginar a los pequeños pasar 8 horas diarias en una escuela sin ventiladores con esas temperaturas? No olvidemos que son NIÑOS, no adultos, y para ellos, estas condiciones no son las más favorables que digamos. ¿Qué clase de "aprovechamiento" se puede obtener bajo estas circunstancias? Aquí es oportuno hacer una muy enérgica observación: NO POR PASAR MAS TIEMPO EN LA ESCUELA SE TIENE UNA MEJOR EDUCACIÓN. Es la calidad académica la que más cuenta y por desgracia, no se aplica como tal.
3. La tan llevada y traída evaluación magisterial: Si van a evaluar mi desempeño, por ejemplo, y si de dicha evaluación depende mi trabajo, es justo que yo sepa las características de dicha evaluación. No es lo mismo trabajar en un estado donde existen más recursos, donde hay computadoras, llega el Intenet y hay mas oportunidades de capacitación constante, que en una región en la cual se llega únicamente a pie, o en burro y no existe tal cosa como la electricidad, un piso de cemento, mucho menos computadoras o Internet; y la capacitación constante (la cual es obligación del empleador, en este caso, el gobierno) es nula. Es decir, es muy benéfico que se evalúe el desempeño docente, pero la evaluación debe ser directamente proporcional a la capacitación y las condiciones de trabajo; lo cual no se menciona en esta "reforma".
Existirían, quizás, otros varios puntos a considerar; estos tres me parecieron los más trascendentales. En conclusión, México es un país tercermundista. Desgraciadamente no contamos con los recursos y el equipamiento necesarios, ni con escuelas en excelentes condiciones para hacer frente a un esquema educativo de esta magnitud. Estos cambios siempre deben empezar por lo más necesario: hacer que TODOS los planteles cuenten con la infraestructura y los requerimientos básicos; entonces, y solo entonces, se podrá pensar en ir más allá. Las grandes mejoras se dan poco a poco, yendo, quizás, de menos a más. Desafortunadamente nuestro gobierno no lo ve así y quiere implementar todo de una sola vez, lo cual puede ser tremendamente desastroso. Lo deseable sería que las reformas fueran hechas por personas capacitadas en el ramo e informadas tanto de la geografía como de las condiciones económicas y sociales de las diferentes entidades del país. El desacuerdo no está en la reforma en sí, sino más bien en la manera de aplicarla, así como en algunos puntos; los cuales no se apegan a la naturaleza y circunstancias de México. Visto lo anterior, quizás lo pensemos dos veces antes de juzgar, y tal vez pongamos aunque sea "un poquito" en duda lo que nos venden los medios masivos. 
Si no buscamos la información completa nosotros mismos... si no vamos uniendo las piezas del rompecabezas personalmente, si no buscamos respuestas no solo de uno, sino de varios medios, estaremos siempre sujetos a tener solo una parte de la historia; y esa parte, por lo general, es la que OTROS quieren que tengamos. Jamás dejaremos de ser esclavos de las perspectivas ajenas si no ejercemos de una vez por todas nuestro derecho a pensar, a sopesar, a decidir y buscar información por nosotros mismos. 
Hoy, en pleno siglo XIX no tenemos por qué consumir únicamente lo que nos dan las grandes e influyentes empresas de "comunicación" para quedarnos con eso. Ya no hay excusas: apaguemos un rato el televisor  y encendamos nuestro criterio, curiosidad, inteligencia propia y sentido común.

No hay comentarios.: