Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Más viva que nunca - Día de Muertos 2013

Este año la Muerte teme quedarse sin trabajo...
Como en años anteriores, hoy nuevamente presto mi voz a La Muerte en este audiovisual; el cual dedico con mucho cariño y respeto a todos aquellos que, en mi corazón, siempre serán inmortales. ¡Celebremos el Día de Muertos viviendo intensamente!  :)

domingo, 22 de septiembre de 2013

REFORMA ENMASCARADA

De un tiempo para acá, las autoridades de nuestro país han venido planteando.... más bien intentando imponer ciertas reformas que han sido muy criticadas por diversos sectores de la sociedad. Planteo en este espacio únicamente una de ellas, que, a mi parecer, es la que más revuelo ha ocasionado por el carácter enérgico de sus opositores, que son en su mayoría, maestros. Si se lee con detenimiento, dentro de esta "reforma" hay algunos puntos "camuflados"  o "enmascarados" dignos de una seria consideración; mismos que muchas personas pasan por alto; ya que los medios masivos no los toman en cuenta y se dedican a mal informar las enormes e incontables "bondades" de dicha reforma.
Enumero:
1. Autonomía de las escuelas: Dentro de este punto no solamente está el hecho de que las autoridades de cada escuela serán las responsables de su buen funcionamiento; significa también que el cuidado del inmueble, así como su equipamiento, manutención y sustentabilidad quedarán en manos del personal y padres de familia. Si antes la sociedad protestaba porque muchas escuelas "exigían" cuotas, ahora la situación será más crítica; pues la responsabilidad de conseguir los recursos para el buen desempeño del plantel ya no será del gobierno, sino que en su mayoría, será ahora de los padres de familia y los maestros del mismo. ¿Cómo afecta esto a la sociedad? Sencillo: Muchas escuelas (por no decir la mayoría) cuentan con apenas lo mínimo para subsistir; son escuelas que se encuentran en comunidades apartadas o no tan apartadas pero sí de muy escasos recursos. Los niños que asisten a ellas viven al día, en la pobreza, y frecuentemente van a estudiar sin desayunar o con útiles y ropa ya muy gastados y deteriorados. ¿Cómo se espera que este tipo de escuelas puedan subsistir sin la ayuda gubernamental? Recordemos que la Constitución, en su artículo 3ro estipula que la educación ha de ser gratuita; es decir, el gobierno debe cubrir la "manutención" del inmueble; sin embargo, con esta reforma, el sostener dignamente a la Institución Educativa será responsabilidad de las familias y personal docente. Si las familias de los niños que asisten a las escuelas antes mencionadas apenas tienen para vivir, ¿De dónde se espera que tengan los recursos para invertir en el equipamiento digno de las mismas? Y no solo son las escuelas en comunidades de escasos recursos; las familias cuyos niños están en escuelas públicas también suelen tener recursos, si no escasos, sí muy limitados. De llevarse a cabo, esta "reforma" afectará seriamente (junto con la reforma fiscal) la economía familiar de los millones de mexicanos que hacen uso de Instituciones Públicas para su educación.
2. Escuelas de tiempo completo: Dentro del esquema del nuevo sistema educativo se hace mención de ir unificando los horarios de todas las escuelas para establecerlo a 8 horas diarias. Si consideramos el punto número 1, en el cual padres de familia y docentes estarán a cargo del funcionamiento escolar, habrá que invertir recursos para llenar esas 8 horas de actividades con quizás más personal, alimentación adecuada e infraestructura digna para que las horas "extras" que pasen los menores ahí sean en verdad de provecho. La gran mayoría de los planteles de educación básica (y media) en el país no cuentan por ejemplo con aire acondicionado para la temporada de calor agobiante, ni calefacción para los crudos inviernos. Muchas de ellas, incluso, ni siquiera tienen completos los vidrios en las ventanas. Vayamos a los estados de Chihuahua, Sonora, Nuevo León... En esas regiones, a partir del mes de mayo, el calor suele alcanzar niveles de 40 a 50 grados centígrados. ¿Se puede imaginar a los pequeños pasar 8 horas diarias en una escuela sin ventiladores con esas temperaturas? No olvidemos que son NIÑOS, no adultos, y para ellos, estas condiciones no son las más favorables que digamos. ¿Qué clase de "aprovechamiento" se puede obtener bajo estas circunstancias? Aquí es oportuno hacer una muy enérgica observación: NO POR PASAR MAS TIEMPO EN LA ESCUELA SE TIENE UNA MEJOR EDUCACIÓN. Es la calidad académica la que más cuenta y por desgracia, no se aplica como tal.
3. La tan llevada y traída evaluación magisterial: Si van a evaluar mi desempeño, por ejemplo, y si de dicha evaluación depende mi trabajo, es justo que yo sepa las características de dicha evaluación. No es lo mismo trabajar en un estado donde existen más recursos, donde hay computadoras, llega el Intenet y hay mas oportunidades de capacitación constante, que en una región en la cual se llega únicamente a pie, o en burro y no existe tal cosa como la electricidad, un piso de cemento, mucho menos computadoras o Internet; y la capacitación constante (la cual es obligación del empleador, en este caso, el gobierno) es nula. Es decir, es muy benéfico que se evalúe el desempeño docente, pero la evaluación debe ser directamente proporcional a la capacitación y las condiciones de trabajo; lo cual no se menciona en esta "reforma".
Existirían, quizás, otros varios puntos a considerar; estos tres me parecieron los más trascendentales. En conclusión, México es un país tercermundista. Desgraciadamente no contamos con los recursos y el equipamiento necesarios, ni con escuelas en excelentes condiciones para hacer frente a un esquema educativo de esta magnitud. Estos cambios siempre deben empezar por lo más necesario: hacer que TODOS los planteles cuenten con la infraestructura y los requerimientos básicos; entonces, y solo entonces, se podrá pensar en ir más allá. Las grandes mejoras se dan poco a poco, yendo, quizás, de menos a más. Desafortunadamente nuestro gobierno no lo ve así y quiere implementar todo de una sola vez, lo cual puede ser tremendamente desastroso. Lo deseable sería que las reformas fueran hechas por personas capacitadas en el ramo e informadas tanto de la geografía como de las condiciones económicas y sociales de las diferentes entidades del país. El desacuerdo no está en la reforma en sí, sino más bien en la manera de aplicarla, así como en algunos puntos; los cuales no se apegan a la naturaleza y circunstancias de México. Visto lo anterior, quizás lo pensemos dos veces antes de juzgar, y tal vez pongamos aunque sea "un poquito" en duda lo que nos venden los medios masivos. 
Si no buscamos la información completa nosotros mismos... si no vamos uniendo las piezas del rompecabezas personalmente, si no buscamos respuestas no solo de uno, sino de varios medios, estaremos siempre sujetos a tener solo una parte de la historia; y esa parte, por lo general, es la que OTROS quieren que tengamos. Jamás dejaremos de ser esclavos de las perspectivas ajenas si no ejercemos de una vez por todas nuestro derecho a pensar, a sopesar, a decidir y buscar información por nosotros mismos. 
Hoy, en pleno siglo XIX no tenemos por qué consumir únicamente lo que nos dan las grandes e influyentes empresas de "comunicación" para quedarnos con eso. Ya no hay excusas: apaguemos un rato el televisor  y encendamos nuestro criterio, curiosidad, inteligencia propia y sentido común.

jueves, 7 de marzo de 2013

PRESENTE MEDIEVAL (Día de la Mujer)



Los combates  medievales son famosos por el derroche de valentía inmerso en ellos.
La imponente apariencia de los “guerreros” enfundados en deslumbrantes armaduras, la entrega, el sacrificio, la pasión y la lealtad incondicional que se demostraba por el reino y la corona aún en nuestros días sigue siendo admirable.  Ahora las batallas son de otra clase; sin embargo son, también, tan extenuantes y desgarradoras como entonces, sobre todo para las mujeres.
 Vivimos deseando, pensando, trabajando, intentando; y sin embargo, aún en nuestros días a menudo permitimos que sea el entorno quien decida por nosotras.
Ya sea por costumbre, por herencia, por "respeto" y a veces hasta por miedo, las decisiones importantes quedan muchas veces en manos de terceras personas: el padre, el marido, el jefe, etc. y no nos atrevemos a decir lo que pensamos, quizás por temor a las críticas, a la burla, a la discriminación o ridiculización.
Y justo en medio de este “presente medieval” plagado de corrupción, de violencia, de injusticias y traiciones; una... dos.... tres... unos cuantos cientos y miles de mujeres alzamos la voz, nos colocamos la armadura, blandimos nuestra espada y luchamos día a día contra el enorme y terrorífico monstruo de abusos e iniquidad que, aunque cada vez mas débil, nos ha aquejado por siglos.
Todas y cada una de nosotras nos vestimos de caballeros leales y valientes para defender nuestros respectivos reinos.
No solemos hacerlo desde una trinchera, con vestimentas camufladas, escondidas entre la maleza. No establecemos un perímetro protegidas por un despliegue impresionante de soldados, policías o cuerpos de seguridad. No necesitamos escondernos o resguardarnos entre un escudo humano, o en carruajes blindados protegidas por personal fuertemente armado. Eso se lo dejamos a los mandatarios temerosos del hartazgo y el reclamo de sus pueblos.
Las mujeres de hoy en día luchamos desde lo alto de nuestro castillo, con la mirada hacia adelante y la frente en alto. A veces con una amplia sonrisa de satisfacción por nuestros logros; otras, quizás mostrando el cansancio reflejado en el rostro, con un poco de mal humor por cuestiones hormonales o por cuidar de los pequeños príncipes y princesas que suelen poner de cabeza el palacio.
Contentas, tristes, enojadas, fastidiadas, satisfechas, malhumoradas, y hasta tarareando una melodía; en fin, como sea, jamás dejamos el fuerte. No bajamos la guardia por más difícil que la situación se nos presente.
Nuestra armadura y espada presentan las huellas de miles de batallas; unas ganadas, otras perdidas, pero todas peleadas con valentía y dignidad.

Los relatos de épocas medievales nos muestran un mundo de reinos, de lucha por el poder, por la justicia y por la paz. Hoy, en pleno siglo XXI,  también se libra una batalla. Una lucha constante de mujeres por su independencia, por su autonomía y su poder de decisión. Y de repente se nos rompen  todos los esquemas  a los que nos acostumbraron tal vez desde el principio de los tiempos: Aquí no hay gallardos caballeros que, montados en briosos corceles lleguen para salvar a la doncella desvalida  y a convencerla, con un beso, de que son el uno para el otro.
Y nos deja lecciones muy importantes: No somos doncellas desvalidas. Nadie decide por nosotras. No necesitamos un caballero andante que nos rescate; preferimos caballeros que nos quieran, que nos respeten y valoren, mas no que carguen todo el peso de nuestras acciones; porque somos nosotras, detrás de esa armadura quienes cabalgamos por la vida junto a ellos.
Y así como no necesitamos grandes ejércitos de hombres armados y listos para combatir, ni jinetes garbosos y audaces; tampoco necesitamos solo un "Día internacional de la Mujer" para continuar defendiendo nuestro reino.
La espada la alzamos en alto cada día, no solo uno. La armadura, la sonrisa, la frente en alto, las mostramos siempre. La guardia no se baja ni un solo instante.
Ojalá que en el mundo haya cada vez mas guerreras dispuestas a defender su dignidad y autonomía, hasta que llegue el momento en que seamos tantas, que el reconocimiento a nuestra labor, el respeto a nuestros derechos y la equidad de género se manifiesten no solo un día, sino toda una vida.

martes, 5 de febrero de 2013

Redención Asegurada



Una niña en edad pre-adolescente y su pequeño hermano se ocultan de unos mafiosos que han entrado por la fuerza a su casa. Desde su escondite, aterrados, temblando de miedo y desesperación, escuchan impotentes los gritos desgarradores de sus padres; quienes claman por su vida al ser encañonados por los delincuentes. Se escuchan disparos. Los niños desolados y aún atemorizados se percatan de que sus padres han muerto a manos de estos desalmados criminales. 
En la Iglesia, los hermanitos se encuentran velando a sus progenitores. Desconsolados, los ahora huérfanos dan el último adiós; mientras la niña recuerda el coraje y la frustración con que sus familiares reaccionaron ante tales desdichados eventos. Sin embargo, al ver entrar al recinto a los asesinos de sus padres, ella decide dejar a un lado los rezos, los llantos y los lamentos para correr hacia ellos y fundirse en un tierno abrazo con el perpetrador de tal trgedia. "Yo te perdono" la escuchamos decir.


Lo anterior no es el argumento de una mala película de terror. Tampoco es un cuento de mal gusto; vaya, ni siquiera un chiste porque de gracioso no tiene nada. De irónico, tal vez, de increíble, mucho, de repugnante, todo.
El párrafo anterior es el argumento de un video... ¿documental? llamado "hermano narco"; que la iglesia católica de nuestro país (así, con minúsculas) proyectó en una misa dominical oficiada por el cardenal Norberto Rivera en plena Catedral de la Ciudad de México; y que, a decir de ellos, tiene como finalidad propagar la tolerancia y el perdón hacia quienes contaminan nuestra sociedad con actos de barbarie. Que quede claro: el perdón total, incondicional y absoluto, sin una confesión de por medio. Sin golpecitos de pecho. Sin padrenuestros ni avesmaría. Sin ayuno y sin penitencia alguna.
Para muchos mexicanos (si no es que la mayoría) este cortometraje es asqueante y de un pésimo gusto. Nuestro país ha pasado en los últimos años por una ola creciente de inseguridad y violencia tan aberrante como preocupante. El asunto se les ha ido de las manos a las autoridades y hemos llegado al grado de ya no saber de quién cuidarnos más; si de la "justicia" mexicana o de los delincuentes. Por otra parte, es un secreto a voces que gran parte de los recursos del clero mexicano proviene de personas cuyas actividades no son muy lícitas que digamos. De manera que el mensaje que a todos nos quedó claro es "flojitos y cooperando... dejen que hagan su chamba para que nos sigan llenando los bolsillos".

Y queda la duda ¿Era necesario?.... ¿Era necesario tratar de vernos a todos la cara de idiotas y pensar que de verdad nos conmovería semejante aberración?... ¿Era necesaria semejante falta de respeto, de tacto y de conmiseración hacia quienes han vivido y padecido en carne propia la pérdida violenta de un ser querido? No, de ninguna manera. Si lo que la iglesia (así, con minúsculas) quería hacer era fortalecer un clima de paz y armonía, o aminorar la violencia, hubiera sido mucho mejor un video desde el punto de vista religioso, en el cual se invitara a los jóvenes a seguir los mandamientos de Dios, a no fomentar el consumo de sustancias prohibidas; pues al no haber demanda, la oferta se deteriora. Quizás hacerles entender a las mafias, a los asesinos, ladrones, traficantes, etc que lo que hacen no es bien visto a los ojos del Señor y que quien cometa este tipo de delitos será excomulgado inmediatamente; pues la fe católica se basa en el amor y el respeto a la vida. Si la mujer que aborta es una asesina despiadada, repudiada, juzgada y casi quemada viva, aún con más rigor habría que tratar a secuestradores y homicidas; sin embargo, por alguna extraña razón, según el Cardenal y su séquito de ignorantes, éstos sí son dignos de el perdón y del amor de Dios en todas sus formas. Y desgraciados, malditos aquellos que no tengan condescendencia hacia estos pobres descarriados.

Es asquerosa, nauseabunda, indignante e irrespetuosa esta pseudo-campaña en pro de los criminales que tanto daño han hecho a miles de familias mexicanas. Personalmente me sorprende que todavía haya quien profese el catolicismo después de tantos atropellos, de tanta indiferencia y de tantos ilícitos cometidos por muchos (o la mayor parte) representantes de la doctrina. Lo único que se puede deducir en todo este tema es que para la iglesia católica no importa cuánta sangre haya derramada sobre él, ni cuántas lágrimas, miedo y tristeza cueste: con dinero se puede comprar hasta el Reino de los Cielos...