Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 17 de abril de 2012

EL PROPÓSITO VACÍO


Muchas personas se enorgullecen de que el propósito fundamental de su vida sea "buscarse a sí mismos". En mi humilde y muy personal opinión, el pasarse la existencia intentando encontrarse a sí mismo es una verdadera pérdida de tiempo. Y es que, a mi parecer, es prácticamente imposible y absurdo invertir todas las capacidades en buscar algo que, en primer lugar no es una sola cosa, sino un todo conformado por muchos matices... Un conjunto de pensamientos, sentimientos, defectos, virtudes, intereses, y , en muchos casos, estupideces.

Durante la niñez y la adolescencia, se va conformando nuestra esencia y los aspectos distintivos de nuestra personalidad. Lo que nosotros somos (o llegamos a ser) se determina en base a la educación, nuestras características, el entorno y la manera en la cual reaccionamos a ello. De modo que ya en la edad adulta, por lo general sabemos lo que nos gusta, lo que nos disgusta, lo que nos enoja, lo que nos pone contentos, lo que sufrimos, lo que disfrutamos y también estamos ya conscientes de las actividades para las que somos buenos o malos. Tenemos plena conciencia de nuestros deberes y obligaciones; manejamos lo que conocemos y buscamos saber lo que nos falta por conocer. ¿Entonces? Oh sorpresa!!... Toda esta gama de aspectos es lo que conforma nuestra personalidad... en pocas palabras: es lo que somos.

¿Que si somos buenos o somos malos? Qué dilema!!... Otra sorpresa: No existe el bien sin el mal, como no puede existir el día sin la noche o lo negro sin lo blanco o Robin sin Batman. Dentro de todo el conjunto que somos, también coexisten en nuestro interior el bien y el mal; y aquí nos meteríamos en otro problema existencial: bien y mal... ¿según quién? Lo que es bueno para algunos no lo será tanto para otros; y bajo esta premisa, intentar comprender qué tan buenos o malos somos se vuelve, como dije al principio, otra pérdida de tiempo.

Conocerse a sí mismos no es muy difícil, ni nada del otro mundo. Basta con saber nuestros gustos e intereses, nuestros puntos fuertes y débiles. Basta con ir acumulando experiencias para volvernos más cuidadosos, centrados o hábiles. Basta con probar cosas nuevas para ver si nos gustan o las dejamos dentro de la clasificación de lo que no nos gusta. En un lenguaje más banal y mundano: conocernos es como leer el periódico. Hay un poco de cultura, un poco de socialitos, deportes que nos gusten, recetas de cocina y hasta la nota roja; sin olvidar las tiras cómicas.
Y si sabemos leer el periódico y hasta tenemos cada quien nuestro método para hacerlo, con mayor razón sabremos "leernos" a nosotros mismos.

El problema real del asunto es intentar hacerse a imagen y semejanza de cualquier otra persona... o adoptar gestos y conductas de alguien más... o hablar, saludar y hasta sonreír solo cuando se nos indique y contestar únicamente lo que los demás esperan o nos ordenen que contestemos, aún en la edad adulta. Aquí se estaría generando un problema de identidad porque llegaría un momento en el cual ya no sabríamos dónde somos nosotros y dónde es la otra persona... en qué momento somos y dejamos de ser para agradar a los demás, por miedo o para no meternos en conflictos personales o sociales. Aún así, sería absurdo intentar "buscarnos"; pues solo nos quedan dos opciones: seguirnos de largo (por miedo, por comodidad o por idiotas) o alejarnos de la gente tóxica que nos genere conflictos de identidad.

En conclusión, quien haya dicho que el propósito de una vida es conocerse a sí mismos, está, en mi opinión, bastante equivocado; aunque ultimadamente no tendría nada de malo malgastar así el tiempo y la existencia, pues cada uno es responsable de la manera en que dirige su barco. Lo que sí es bastante malo y hasta peligroso es que, por desgracia, muchas personas confunden el buscarse a sí mismos con encerrarse en sí mismos. Y eso ya no sería una pérdida de tiempo, sino mas bien una trampa mortal de la que es muy difícil escaparse.

Y para concluir, la pregunta del millón: Una vez que alguien se encuentra a sí mismo... ¿Qué sigue?... Es un misterio...

2 comentarios:

Andrea Santiago dijo...

hey deberias actualizar tu blog..escribes muy bonito

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

muchas Gracias!! prometo actualizarlo mas seguido!! saludos!! :)