Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 28 de septiembre de 2010

LA IMPORTANCIA DE NO AMAR

Uno de los más famosos motivadores del país se presenta en un programa de televisión tocando el tema de los sentimientos.
- Es importante - decía - decirle a las personas que amamos, cuánto las queremos.
Sostuvo una y otra vez que nunca debe darse por hecho que nuestros seres queridos ya saben que los amamos; y aunque así fuera, es necesario decirlo para reforzar los lazos.

Sin duda, tenía toda la razón del mundo. Vemos incluso esta idea plasmada en libros, revistas, correos electrónicos con mensajes positivos, y en ocasiones hasta en carteles.

Decir "te amo" no es fácil para muchas personas; ya que implica cierto compromiso emocional e involucra todo un torrente de sentimientos, de esperanzas y consecuencias que quizás no estaban previstas. Para otros, por el contrario no es nada del otro mundo: son dos simples palabras que salen de los labios (mas no del corazón), y se pueden decir con bastante frecuencia.
Pero, ¿Qué pasa cuando es necesario todo lo contrario?
Decir "te amo" es tan relevante como decir "NO te amo". Para ambos casos se requiere cierta madurez, valentía, y sobre todo, ganas de no hacer sufrir a la otra persona.
El "te amo" evita muchas dudas, conflictos y malentendidos. El "no te amo" también pero tiene un "plus": impide que una falsa esperanza vaya creciendo, desarrollándose y volviéndose cada vez mas fuerte.
De ninguna manera pondero el decir "no te amo" a decir "te amo". La importancia de ambos se la da cada cual de acuerdo a sus necesidades o situación personal. Sin embargo, me he dado cuenta de que al parecer el decir "te amo" es mucho más sencillo que aceptar la ausencia de amor. ¿Por qué? Por simple comodidad.
Es mucho mas fácil que estas dos palabras salgan de la boca como si nada, para desvanecerse en el infinito, a tener que lidiar con sentimientos propios y ajenos. A veces las pronunciamos bajo cierta "presión", o quizás puede mas nuestro deseo egoísta de "no hacer sufrir" a la persona y entonces preferimos mentir ( lo cual resulta completamente contraproducente), y en el peor de los casos se lanza el "te amo" como una maldición, únicamente para conseguir lo que se desea. Y es entonces cuando estas dos palabritas, que juntas hacen que el mundo gire, que la vida tenga sentido y el futuro un nuevo color, tomen un sentido completamente opuesto y hasta cierto punto ruin y despiadado; tanto, como decir el tan desvalorado e injustamente satanizado "no te amo".

Viéndolo en un sentido lógico, "Te amo" no siempre es bueno, y "No te amo" no siempre es malo. No cuando se dicen sinceramente, con el alma, con el corazón, con el convencimiento y conocimiento de causa necesarios. Y a fin de cuentas, las palabras y las frases hechas no sirven de nada si no llevan consigo la coherencia de los actos. Todo se resume a que si se dice, se demuestra. El "decir" no basta; como no basta la falsa sensación de una comodidad ficticia, ni la utópica nobleza de ser incapaces de provocar sufrimiento o dolor alguno.

Se nos enseña desde pequeños a decir "te amo". Se nos repite una y mil veces la importancia de hacerlo. Se nos reprende, se nos señala, cuando lo pasamos por alto. Nos lo recuerdan a cada momento por todos los medios posibles. Y se nos aconseja tanto, que al final repetimos las palabras como quien recita las tablas de multiplicar de memoria. Pero, ¿Quién nos indica la importancia de decir " No te amo"? o ¿Cuántas veces nos dicen que además de decirlo hay que sentirlo?...

Desde esta perspectiva, quizás no seremos capaces de imaginar cuántos "no te amo" van flotando a la deriva en el ambiente... con un burdo disfraz de amor eterno.


3 comentarios:

dias de lluvia dijo...

Que razón tienes! lo que pasa es que a veces ambas cosas no se dicen por temor a perder la amistad, si le dices "te amo" a una persona que no te corresponde se corre el riesgo de perder la amistad, o al menos la confianza que se tenía antes, y si le dices "no te amo" podría ocurrir lo mismo.

Carlos Contreras dijo...

Sigues escribiendo increible, grato nuevamente leerte

Un saludo enorme

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Así es, los motivos para decirlo o no pueden ser muchos y muy variados; eso depende de la situación personal y emocional de cada uno. Sin embargo, siempre es mejor y más "respetuoso" el considerar que la otra persona merece saber en lo que se está metiendo, según mi opinión personal.
Carlos, por tu comment supongo que me has leído antes, lo cual me alegra y me motiva. Gracias por tomarse el tiempo de postear!!
Saludos!! :)