Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 20 de agosto de 2008

OLIMPIADAS DEL ESPÍRITU

Hace algunos años, en un campeonato mundial de fútbol, un reportero preguntó a un jugador mexicano qué expectativas tenía acerca de la competencia. El futbolista contestó con tono seguro: "venimos a ganar el Mundial". La nota dio para mucha tela de dónde cortar, y las burlas no se hicieron esperar. En lugar de aplaudir y admirar la mentalidad con la que el jugador iba a competir, se le trató como si estuviera mal de la cabeza. ¿Por qué? porque no estamos acostumbrados a pensar en grande. En la escuela nos enseñan a trabajar, nos preparan para salir a un mundo lleno de obstáculos y oportunidades, pero jamás nos enseñan a mentalizarnos para aportar un poco más de lo debido.
Muchos años después del incidente antes mencionado, la Selección Nacional ganaba el campeonato mundial en la categoría sub-17. Al preguntarle al entrenador cuál era su "secreto", contestó: "siempre creímos que podíamos ganar. Fuimos por el trofeo y lo conseguimos". Ahí sí, nadie dijo nada. Estaba más que demostrado.

Desafortunadamente, no todos somos como él. Es hasta cierto punto indignante que cuando está por empezar algún torneo (Olimpiadas, Juegos Panamericanos, Mundiales, etc) los medios de comunicación ya nos estén taladrando en la cabeza que "se va a hacer lo que se pueda, y esperemos que hagan un buen papel", pero de ahí no pasa. Nadie menciona que nuestros deportistas pueden ganar medallas, que pueden alcanzar los primeros lugares; sino que más bien parece que se están curando en salud y nos dicen: "no hay que esperar mucho, ya saben que somos un país de mediocres".
Y sí, al parecer pasamos de ser el país del "ya merito" al país de "ahí pa' la otra"; pues es la misma cantaleta que les escucho decir diariamente tanto a deportistas como a comentaristas: "hicimos un gran esfuerzo pero no se pudo. Esperamos que dentro de cuatro años..."

Qué curioso... se siente como un deja vu...me parece haber escuchado la misma frase hace unos cuatro años...y hace ocho.... y hace doce...

Lo más preocupante (pues ya no sé si indignante o risible); es que nos dicen que esperan "hacerlo mejor" dentro de cuatro años...nótese: HACERLO MEJOR, pero no esperen mucho, no esperen medallas. Quizás del lugar 12 se suba al 11, pero hasta ahí.

Y todos los medios se vuelcan en fiesta y algarabía porque nuestros competidores "dieron lo mejor", "hicieron un buen papel" y con eso nos conformamos y hasta se los agradecemos todos.

Son este tipo de personas, los comentaristas, reporteros, cronistas y "periodistas", quienes fomentan aun más la mediocridad y el conformismo; pues no les conviene un público que exija, que se rebele, que piense en grande. No les conviene por una simple razón: se quedarían sin trabajo. Porque en cuanto empezamos a pensar en grande, a tener mayores expectativas, metas más altas, comenzamos también a rebelarnos y a exigir servicios de mayor calidad; esto es lo que les incomoda, ya que tendrían que invertir más en contenidos altamente competitivos; habría que capacitar mejor a sus trabajadores y muchos de los pseudocomunicadores que se sienten grandes estrellas se quedarían en la calle.

Todo tiene un principio y un fin. Si queremos ganadores, hay que empezar por pensar como tales. Nuestros deportistas tendrían que acostumbrarse a entrenar su mente a la par de su cuerpo. En las escuelas y dentro del núcleo familiar, en los medios, en la sociedad en sí, habría que formar líderes, triunfadores. A veces el tener una visión más amplia y perspectivas mayores también es un proceso que se tiene que aprender y practicar diariamente.

Existen muchos ejemplos de vida, de disciplina, de esfuerzo. Historias verdaderas de éxito y orgullo. Se ha demostrado que sí se puede ser mejor, que se puede competir, trabajar duro y triunfar. Entonces ¿por qué seguir insistiendo en que no esperemos mucho, en que se va a "tratar de hacer un buen papel"? ¿Por qué seguir siendo el país del "ahí para la próxima"? ¿Por qué no el "hoy, en este momento voy con la idea de ganar porque para eso me he esforzado"?...


Ejercitar el cerebro y el espíritu para trabajar por algo mejor es un deporte que muy poco se practica hoy en día. Ojalá que para eso también hubiera Olimpiadas...

2 comentarios:

Jorge A. dijo...

un texto increíblemente cierto

Salu2


GaunArte

Jorge A. dijo...

http://jorgauna.blogspot.com