Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, 24 de julio de 2008

MIS CINCO MINUTOS

Cuando era niña, no me perdía un solo capítulo de una serie animada japonesa llamada "Candy candy". Me encantaba la historia: fantasiosa, completamente rosa, con tintes de humor y trágica, como solo los japoneses lo podrían hacer.
Hubo una escena en particular que marcó mi vida para siempre. Y lo digo porque aún ahora, varios años después, cada vez que me la topo por algún sitio de la Red, me hace estremecer.

Dicha secuencia es una en la que Terry (el galán de la trama) se encuentra en un hospital cuidando a su convaleciente amiga Susana, quien está enamorada de él, y pierde una pierna al salvarlo de una muerte segura; motivo por el cual el hombre, en agradecimiento y por el cargo de conciencia, decide renunciar al amor de su vida (Candy) para quedarse con Susana. En el nosocomio, por azares del destino cruel y despiadado, se encuentra también Candy, quien al enterarse de la situación decide también dejar de ver a Terry para que haga feliz a Susana.
De manera que Candy se despide amablemente de ambos deseándoles felicidad eterna (aunque por dentro se siente morir), y sale apresuradamente.

La escenita que me desgarra el corazón es cuando ella baja corriendo la escalera y Terry la persigue. No la quiere dejar ir...es el amor de su vida...y aunque imposible, no puede dejarla ir... En un momento dado, la alcanza, la toma por la cintura y ella se queda sin aliento. Así transcurren unos segundos hasta que Terry decide soltarla, dejar que se vaya y decirle adiós para siempre.

Sí...Candy Candy y series como esta suelen sacar un poco de la cursilería, el romanticismo, y el dolor de alguna que otra vieja herida que todos llevamos dentro.

Comparto con ustedes estos pocos minutos de sensibilidad en un video que encontré en youtube; mismo que, a partir del minuto 1:59 y hasta el 2:13, contiene la susodicha escena comentada líneas antes.

Las imágenes hacen recordar aquella época de inocencia e ingenuidad; y la canción...ni se diga, queda perfecta y a cualquiera se le eriza la piel tan sólo de escucharla (próximamente la estaré programando en RadioBloggera).

Todos tenemos derecho a nuestros 5 minutos de...(cursilería, romanticismo, remembranzas, abrir heridas...lo que ustedes quieran). Aquí les comparto los míos.

Les dejo el video para que lo disfruten...o lo sufran...o las dos cosas...mientras me voy de vacaciones. Gracias por sus visitas y más aún por sus comentarios y/o correos!!


1 comentario:

CAVA dijo...

HOLA COMO ESTAS…?

SOLO PASO A SALUDARTE Y A DESEARTE UN EXCELENTE FIN DE SEMANA, CUIDATE MUCHO.

UN BESO GRANDE Y UN ABRAZO FUERTE.
CAVA.