Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

viernes, 9 de mayo de 2008

MAMÁS DEL SIGLO XXI

Cuando tomamos en los brazos por primera vez a nuestros hijos, suelen pasar muchas cosas por la cabeza. Una de las principales: la duda... ¿seremos realmente capaces de criar un hijo?...
Conforme va pasando el tiempo y vamos superando los problemas y adversidades que se nos presentan, nos damos cuenta de que sí, efectivamente, somos capaces de ello y de mucho más. Y no es únicamente que "podamos" hacerlo, sino que "tenemos que" lograrlo.

En una ocasión escuché a alguien decir que las mujeres no enfrentamos nada; y que buscamos siempre la ayuda y el apoyo de los hombres para resolver nuestros problemas. Al escuchar esto, me limité a sonreír para mis adentros con cierto sentimiento de lástima por el pobre ingenuo que había dicho semejante idiotez.
De ninguna manera generalizo, pero lo cierto es que muchos hombres no serían capaces de cargar en su vientre el peso de un bebé y aún así realizar las tareas cotidianas; muy pocos son los que aguantan hacer todos los cambios de pañal del día, y podría asegurar que hasta los mas valientes se darían por vencidos al segundo o tercero.
Muchos de ellos no tienen la ternura y a la vez la fortaleza, e incluso el carácter y la autoridad cuando es necesario manejarla; y definitivamente son contados los que son capaces de combinar la educación de los hijos con el ambiente laboral.

Aún en nuestros días, cada diez de mayo nos invaden imágenes conmovedoras de la clásica madre abnegada, sufrida, sacrificada, resignada y hasta sumisa; cuando la verdad es que las mamás, de todos los tiempos y de diferentes épocas siempre hemos sido mujeres fuertes para soportar la carga de ser el pilar de un hogar, valerosas para enfrentar cada problema que se nos presenta y resolverlo con prontitud, ambiciosas para desear y procurar lo mejor para nuestros hijos, y de carácter para enfrentarnos a lo que sea y a quien sea con tal de dar un buen ejemplo y salvaguardar la integridad de nuestras familias.

Existen bastantes películas cuya trama gira en torno a estas "pobres" mujeres que dedican su vida y su propia identidad, gustosas y mártires al cuidado de los hijos que a menudo son bastante malagradecidos. Estas películas por lo general, invaden las pantallas de televisión en los días previos al día de las madres; y cada vez que por casualidad me topo con una de ellas, mi reacción es la misma que describí unos renglones arriba: sonrío y siento lástima por los guionistas y productores que no saben que ser madre es, la mayoría de las veces, toda una aventura; una experiencia tan vívida y emocionante, llena de acción, drama, comedia y hasta de suspenso. En fin, es algo tan fuera de serie y a la vez tan cotidiano, que sería imposible escribir un guión sobre ello.

El carácter y la fuerza interior no son características de alguna generación o de una época en sí; son dones que las mamás desarrollamos de una manera vertiginosa y a caudales. De no ser así, entonces todas, hasta las que ahora son abuelitas, seríamos madres del siglo XXI.

Muchas Felicidades, mamás!!


No hay comentarios.: