Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, 28 de febrero de 2008

RIESGO CALCULADO

Todos sabemos que existen oportunidades que solo se presentan una vez o muy pocas veces en la vida.
Con frecuencia nos dicen que debemos estar atentos para que cuando eso suceda no la dejemos escapar sin tomarla. Sin embargo; nadie nos dice jamás que hay otro tipo de oportunidades: las de NO tomar esos destellos de aparente buena suerte que nos iluminan muy de vez en cuando.


A menudo, existen disyuntivas o caminos diferentes a los que llegamos y no sabemos cuál elegir. Quizás uno de ellos nos parezca más prometedor que el otro; tal vez sea mucho mas atractivo, iluminado o lleno de diversiones. Sin embargo, aun en esas situaciones, se debe pensar y sobre todo actuar con la cabeza fría, pues nunca se sabe el giro que podría tomar el destino engañoso y traicionero.


Tomemos por ejemplo el caso de un hombre que después de un buen tiempo y con mucho sacrificio de por medio, logra reunir el último pago de su automóvil nuevo. Camino a saldar la deuda, se le presenta de repente una oferta difícil de rechazar: Un auto más nuevo, quizás de mejor marca, en "cómodas mensualidades" y cuyo precio es realmente una ganga. El hombre duda, sin embargo, su coche ya no le parece tan atractivo como el que le ofrecen. El vendedor incluso le ofrece tomar a cuenta su auto "para que se anime".
La oportunidad sin duda es única, el precio, quizás inmejorable; pero mirando un poco en retrospectiva, el hombre recuerda cuánto tuvo que pasar para saldar por fin su deuda, y lo mucho que le gustaba conducir su vehículo todas las mañanas al trabajo. Después de pensarlo un poco, el hombre rechaza la oferta y deposita el último pago de su automóvil. Esa noche no duerme pensando que tal vez dejó ir la oportunidad de su vida. Dos días después pierde su trabajo por recorte de personal. Es entonces cuando piensa que no pudo haber tomado mejor decisión. De lo contrario, ahora además de desempleado, tendría una deuda enorme qué pagar, la cual iría creciendo día con día, minando su existencia.

El libre albedrío se nos da, no solo para "aprovechar" las ofertas que se nos presenten en la vida como únicas e inmejorables, sino también para saber decir "no" cuando es conveniente hacerlo.
Tal vez haya muchas cosas que comparadas con otras, no sean tan atractivas ni tan buenas; pero quizás a la larga, nos traigan muchos más beneficios.

El pensar a largo plazo siempre ayuda a la toma de decisiones de este tipo. Sin embargo y desafortunadamente, es una costumbre muy poco practicada. Solemos pensar en el aquí y ahora...tal vez en el mañana, pero nunca en un futuro un tanto lejano o que quizás consideramos ajeno a nosotros y a nuestro entorno.

Hay decisiones importantes que requieren pensarse detenidamente; y hay oportunidades únicas que nos obligan a reaccionar de manera mucho más rápida. En ambas ocasiones siempre es bueno mantener la mente muy abierta a todas las posibilidades, y sobre todo, jamás dejarnos llevar por lo deslumbrante que pueda ser una oferta repentina. No olvidemos que toda decisión importante conlleva un riesgo calculado; este principio debe aplicarse incluso para las decisiones tomadas repentinamente, pues el riesgo existe siempre, aunque la oportunidad sea única.

En una situación de disyuntiva quizás uno de los caminos parezca ser menos vistoso; pero tal vez sea mucho más fácil de recorrer, o sea un verdadero atajo para alcanzar lo que buscamos.

La ruta que nos trazamos muchas veces es simplemente imposible de cruzar; es por eso que jamás hay que aferrarse a seguir por un sendero cuando éste no nos conduce a buen destino.
La vida sin duda da bastantes vueltas, pero si estamos atentos y preparados para tomar las oportunidades que nos convengan y rechazar las que "nos sobren" por inmejorables que parezcan, quizás al final de cuentas el cielo no se llene de tantos arrepentidos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ese comentario es algo que muchas personas viven y no se atreven a sacarlo por temor a la educacion que recibieron y por cuestiones morales, crees que en futuros tiempos se acabe eso en las personas y puedan vivirsu vida en libertad total???

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Pienso que la libertad total en sí no existe. Mientras haya sociedades con normas y reglas, habrá que adaptarse al entorno para lograr un equilibrio social. Creo que entre más informados estemos más barreras ideológicas o costumbristas podremos derribar para lograr la tan ansiada libertad individual. Mientras tanto, no olvidemos que una cosa es la libertad y otra muy distinta el libertinaje. Cualquier extremo podría ser dañino.
Saludos, mil gracias por la visita y otras mil por el comentario!!

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Yo disfruto por ejemplo el poder tener un espacio como éste en donde puedo escribir mis pensamientos, ideas y sentimientos sin nada que me lo impida; me parece que eso es libertad, la cual obviamente implica también bastante responsabilidad, pues no hay que olvidar que el patio de uno termina en donde empieza el del vecino. El tener la libertad de sentir, hacer u opinar y hasta de aceptar ideas que no compartimos siempre es satisfactorio.

Saludos y gracias nuevamente!!

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

jajaja!! Gracias Chava!! Ojala visites mas seguido el blog!!

Saludos a todos alla también.