Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, 24 de enero de 2008

"EJEMPLOS" DE VIDA

El tema que tocaré a continuación quizás me haga ver bastante anciana o anticuada, sin embargo, dicen por ahi que quien no arriesga no gana.

Hace poco tiempo, estuve viendo un desfile de modas de un conocido diseñador. Una tras otra desfilaban las modelos con atuendos elegantes, finamente confeccionados y algunos hasta impresionantemente modernos. Por desgracia, dicha majestuosidad de trabajo se perdía entre los huesos de las delgadísimas modelos. Y es que no tiene nada de malo ser delgada; siempre y cuando se esté sana; pero juro que estas muchachas no se veían para nada saludables. Entre sus pómulos marcados, y sus hombros cubiertos por una muy tenue capa de piel, se notaba una persona pálida, demacrada, aun cuando el maquillaje luchara fervorosamente por hacer lo propio.
Llegó un momento en que prferí dejar de mirar, puesto que mi atención se centraba casi totalmente en lo mal que se veían las modelos que en el vestuario en sí. Me pregunté a cuántas personas les pasaría lo mismo que a mí...
Supongo que no soy la única en haberlo notado; y me pregunté también si los diseñadores no perdían parte de sus ganancias debido a que las medidas de gran cantidad de su ropa no corresponden al promedio de la mujer actual.

Hoy en día, los jóvenes tienen como ejemplos a seguir y a admirar a personas de este tipo: modelos extremadamente delgadas y hasta enfermas; o "artistas" de muy dudosa o baja reputación como es el caso de Paris Hilton o Britney Spears.
Las revistas de actualidad y los artículos periodísticos resaltan como "notas del día" la última borrachera de Hilton o el descuido de Spears hacia sus hijos.
Hace algún tiempo, la ciudad de Monterrey se estremeció al recibir la noticia de un espantoso crimen cometido en una de las zonas pudientes del área motropolitana: un chico, en un arranque de coraje hacia su novia, se había introcido en su casa y a sangre fría asesinó cobardemente a dos de los hermanitos de ésta; un niño de 4 o 5 años y una niña de 2 o 3. Las múltiples versiones no se hicieron esperar: que si la novia tuvo algo qué ver, que si él solo "observaba" cómo ella los masacraba, que si ella le dijo que lo hiciera, en fin.
El caso es que, tanto si lo hizo como si sólo observó sin hacer nada, el crimen es prácticamente el mismo.
Al homicida se lo llevaron preso, y se difundió en todos los medios. No pasaron ni dos días cuando el joven criminal ya tenía su club de admiradoras con todo y sitio web. Jovencitas que no pasaban de los 17 años, se plantaban a las afueras del penal con pancartas y gritos de apoyo; y no tenían ningún empacho en salir a dar entrevistas a diestra y siniestra exponiendo sus motivos para estar apoyándolo. Y cada vez que las veía en la televisión me preguntaba "¿Se sentirán sus padres orgullosos de ver a su hija defendiendo a un infanticida?".

Desgraciadamente situaciones como estas no son de sorprender; puesto que con los avances de las telecomunicaciones y la tecnología, se tiene acceso inmediato al desastroso comportamiento que muestran los íconos de la juventud. De manera que casarse a los 17 años, en medio de una borrachera con el primer desconocido que se les presenta, ya no es un delito o una irresponsabilidad, sino una "travesura"; salir cayéndose de borrachos de una fiesta y conducir en ese estado no es otra cosa sino ser "cool" como Paris Hilton; y morir de hambre y desnutrición ya no es propio sólo de personas en pobreza extrema; sino de miles de chicas que buscan emular a las modelos mas cotizadas.

Esperar que los medios se pongan del lado de la responsabilidad y la cordura es demasiado, yo diría que imposible; éstos solo van a explotar lo que venda. Lo que sí se podría hacer es que los padres, las familias tomáramos las riendas mas fuertemente para saber guiar con principios y valores más firmes. Trillada frasesita, es verdad, y una titánica tarea, puesto que significaría casi luchar contra el mundo; sin embargo, aún quedamos esparcidos por el planeta alguno que otro idealista, quienes pensamos que de granito en granito se llena de arena una playa, y no dejamos de desear, de soñar y de ir construyendo un lugar mejor; aunque de repente nos salgan al paso una que otra muchachita despistada con pancartas de apoyo a un criminal cualquiera.

2 comentarios:

Jorge A. Gauna dijo...

no sé si esto pueda cambiar todo eso que tu mencionas y que lamentablemente abunda... existe y se reproduce como un virus...

pero independientemente de eso, me sumo a tu causa, te apoyo y estoy posteando porque siento lo mismo ke tú.


..que nos pasó???


Excelente Post!
Jorge A. Gauna

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Hola Jorge!!
Gracias por el comentario; la verdad es que esta tarea se hace menos pesada cuando sabemos que hay personas como tú y que una no esta sola como loca.

"qué nos pasó?"...pues que los medios de comunicación "perdieron el piso" y ya la mayoría en lugar de informar, de hacer cultura, desinforman y hacen lo que sea por medio punto de rating. Es una pena, sí, pero el virus se puede al menor propagar más despacio si entre todos procuramos que no les llegue a las generaciones venideras.

Gracias otra vez y un saludo!!