Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

lunes, 29 de octubre de 2007

DIA DE MUERTOS (CON LA VENIA DEL DESTINO)

Hay un camino secreto entre la vida y la muerte. Un camino por el cual muchos divagamos sin saber muy bien de qué lado estamos. Hay muertos en vida y vivos que mueren por dentro. Hay muertos que se niegan a morir y vivos que no quieren vivir más. La soledad está en todas partes: en la frialdad y oscuridad de un sepulcro vacío; o en la calidez y cobijo de un hogar sin vida. No es necesario morir para estar muerto; pero sí se necesita más que solo sobrevivir para estar vivo. Los rostros intangibles y los sonidos extraños no son los de la muerte, sino la propia voz interna llamando a gritos desde un lugar desconocido de sí mismos. Un mundo inexplorado, oscuro y frío y tan parecido a la muerte que se confunde hasta con los ojos abiertos. Vida y muerte son conceptos ambiguos, que significan bastantes cosas a la vez. ¿Para qué es la vida si no se tiene un motivo? y ¿qué puede ser la muerte cuando no se ha vivido plenamente?... Una diosa encapuchada disfrazada de temor...un villano proveniente del más oscuro abismo.....un simple fantasma que vaga entre los vivos...cualquier definición le va, o quizás le queda corta. A esa amiga entrañable que muchos desean abrazar muy pronto...o a esa vecina indeseable y terrorífica a quien intentan ahuyentar con más de mil artilugios. Nada funciona cuando se trata de "ella"...nada esta escrito sino en su propio libro. Merodea errante por calles y avenidas; se introduce sigilosa en hogares, escuelas, o lugares de trabajo. Nadie se da cuenta cuando sin querer se siente un escalofrío recorrer toda la espalda, y un pequeño y suave pero helado toque se percibe en algún hombro distraído. Bastan segundos, horas, minutos...días quizás, pero siempre llega. Siempre a tiempo. Jamás se retrasa, aunque se pueda pensar que a menudo se adelanta. Tal vez es dueña hasta del tiempo. Quizás el mismo correr de la vida le teme. Se le respeta, y aunque poco se hable de ella, se sabe que anda siempre por ahí. Secreta, callada y discreta. Siempre cautelosa, sin prisas ni presiones. Sin una vida propia de qué preocuparse. Escoltada por la soledad; compañera íntima e inseparable. Ya no sabe del dolor que puede causar, aún menos del alivio y la satisfacción que sus elegidos pudieran sentir. Jamás actúa al azar, todo siempre con el debido orden universal y la venia del destino. ¿Quién es la muerte?...la muerte somos todos... divaga entre la mirada, los sentidos y la sangre de cada ser vivo. de vez en cuando se sienta a contemplar plácidamente su obra, mientras la gente se amotina alrededor de algún cuerpo sin vida. Se puede llegar a embelesar con el alma desorientada y atónita recién desprendida. Caminamos junto a ella día con día, y de pronto la sentimos tan cerca, que incluso la podemos respirar. Muerte que arrebatas los instintos y el sentido; muerte tan temida y adorada por algunos....sin ti, muerte tan etérea y tan eterna...sin ti la vida sería solo un letargo perpetuo...tan parecido a un descanso eterno.

No hay comentarios.: