Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 24 de julio de 2007

LA IMPORTANCIA DE LAS TRIVIALIDADES

Muchas personas pensarían que el hablar de los medios de comunicación y su contenido es una pérdida de tiempo, y un tema bastante trivial. Pues bien, no lo es tanto cuando tomamos en cuenta que los miembros de nuestra sociedad nacen, crecen y se desarrollan exponiendo su mente, su consciente y su inconsciente, y muchas veces hasta su fuerza de voluntad y su autoestima a dichos contenidos.
He aquí algunos ejemplos (quizás chuscos, increíbles, pero ciertos) de lo que me ha tocado observar acerca de este tema.

Hace unos días, en uno de esos momentos de ocio (que no son muchos, aclaro), me puse a buscar en la televisión algo interesante o por lo menos entretenido qué ver. Saltando de un canal a otro, me encontré (por pura casualidad, lo juro)con la versión mexicana de La Niñera, exitosa serie protagonizada originalmente por Fran Drescher.

La verdad no supe si reír o llorar de pena al ver una escenografía impresionante, una producción quizás no de primera, pero bastante cerca; y sin embargo, las actuaciones y el libreto daban mucho qué desear. Actores acartonados, situaciones que no corresponden a la cultura del mexicano o del latino en sí, el libreto era una traducción de los diálogos en su idioma original. Tal pareciera que el escritor (?¿) hubiera tomado los diálogos en inglés para insertarlos en el traductor de google, y el resultado fue lo que se vió en pantalla.
Al ver semejante desperdicio de recursos, me pregunté varias cosas. La primera: ¿Es posible que a estas alturas los medios de comunicación sigan pensando que se dirigen a un público conformado de personas estúpidas?..no niego que entre los televidentes hay muchísima gente que por supuesto no es tonta, sino que está "idiotizada" por el "coco wash" que han hecho los medios a lo largo de los años; pero afortunadamente no creo que este tipo de receptores sean mayoría.
Desgraciadamente luego las empresas televisivas se valen de los "fans" para atreverse a sacar al aire atrocidades como ésta; pues saben que a los fieles seguidores de The Nanny no les importará la calidad de la serie traducida (literalmente) puesto que son tan fanáticos de la historia original, que no van a reparar en lo mal hecha que esté la otra versión con tal de volver a vivir la historia.
Y lo peor del caso es que no es éste el único programa en el que se hace evidente el derroche de recursos mal empleados; la televisión (al menos la mexicana) está plagada de programas de muy baja calidad y concursos que a parte de estar arreglados son bastante mediocres.

Unas semanas atrás, viendo las caricaturas con mi hijo de 4 años, apareció un comercial que anunciaba una serie nocturna llamada "sexo y otros secretos". En la pantalla aparecio de pronto (sin dar oportunidad de reaccionar) una mujer que con mirada y tono de voz sugerente decía: "este martes, estés o no estés, aquí habrá sexo!!"...yo me quedé realmente anonadada, atiné tan sólo a mirar el reloj: ¡eran las 4 de la tarde por Dios!... en ese momento mi hijo se puso frente a mí y me preguntó (con la inocencia de sus años): "mami, a tí te gusta 'sexo y otros secretos'?"...¡Ay en la torre!...digo, no es que me espante la palabrita, pero oírla en una criatura de 4 años pues sí llega a ser algo... ¿cómo decirlo?...fuera de lo común.

Además de esta anécdota, he visto con tristeza por ejemplo la barra infantil de una televisora local llamada "Multimedios Televisión"; esta empresa que ostentosamente se hace llamar "la imagen familiar" no tiene ningún empacho en programar en su horario infantil una serie de pseudo-programas con personajes burdos y vulgares haciendo y diciendo tontería tras tontería que ni siquiera a los niños entretiene.
O vamos a ver, ¿para un niño pequeño podría ser entretenido o divertido ver a una botarga de lobo con el peluche sucio y desaliñado, agacharse a mirarle los calzones (bragas, tangas, etc) a una chica animadora que se hace llamar "muñequita" cuyo vestuario y maquillaje corresponde más a la imagen de aquellas a quienes nos enseñaron a catalogar como "mujeres malas"? o quizás pensemos que es más entretenido ver en el mencionado programa al susodicho lobo haciendo una especie de chipendale a señoras del público poniéndoles el trasero en la nariz; o tal vez sea más interesante para un niño el sentarse a observar a un grupo de animales (en sentido figurado...y literal...) como un zorro, una rana, un zancudo, una cucaracha (todos estos botargas) dándose hasta por debajo de la lengua con unos garrotes de hule espuma durante los 60 minutos que dura el programa. Quizás lo más divertido para ellos, sin duda, sea inmiscuirse en la trama de un sketch donde un tipo disfrazado de niño con una cabeza enorme se enfrenta al dificilísimo dilema de poder quedarse a solas en su casa con una amiguita (botarga de niña) igualmente cabezona.
Pues sí, señoras y señores, aunque Uds. no lo crean, estoy hablando de la programación infantil que la "imagen familiar" trae para nosotros y nuestros hijos cada día.

Todo esto no es increíble ni inconcebible; lo realmente inverosímil es, en primer lugar, que permitamos que suceda y que siga sucediendo, y en segundo lugar, que nos espantemos al enterarnos que un niño se ha convertido en homicida, violador o psicópata, después de someterlos a su buena dosis de "esparcimiento" con este tipo de situaciones.
Y mientras vemos a dos o tres botargas golpearse unos a otros, y a las "muñequitas" vestidas de porristas rebeldes contorsinándose en una muy mala coreografía al ritmo del regaeton "lo que pasó, pasó" de Daddy Yankee (muy ad hoc para los niños, desde luego) habría que ponerse a pensar... ¿cuánta gente en pobreza extrema podría solucionar sus vidas, cuántos niños conseguirían asistir a la escuela decentemente, cuántos hospitales, universidades e instituciones se lograrían construir con los recursos malgastados en tan solo una hora de televisión de baja calidad?....lo dejamos de tarea....

8 comentarios:

zamer dijo...

No tienes idea de la tristeza que me dan los programas de televisión y música de moda...

Luego nos quejamos de gobierno y política, cuando nosotros como sociedad no hacemos nada por crecer culturalmente...

Triste e indignante, sufriendo en una sociedad decadente que se deja influenciar por los medios...

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Zamer, mucha razón tienen tus palabras...Y es que despues de escuchar grandes voces cantar con aquel sentimiento desgarrador canciones como "Él me mintió" de Amanda Miguel y otros muchos grandes artistas que de forjaron a traves de trabajo duro y talento; después de todo esto, escuchar a un grupito de jovencitos acartonados, imberbes y sin talento que salieron de la nada de la noche a la mañana cantar letras tan "profundas" como ...'y soy rebelde'...Uno se pregunta ya en qué mundo vivimos.
Por desgracia, como bien dices, no hacemos nada por crecer...¿por qué? porque a nosotros nos interesa sólo lo que a los medios les interesa que nos interese... Triste pero cierto...y ¿qué crees?...se pone peor....

Saludos y Gracias por la visita!!

Anónimo dijo...

ni que decir de los concursos de televisa monterrey de "la reina del regueton" y la "princesa del regueton", donde niñas pequeñitas salen semidesnudas bailando como teiboleras profesionales.

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

...por decir lo menos!! acuerdate tambien del chippendale de los chicharrines...nefasto!!

Gracias por la visita!!

Saludos.

Anónimo dijo...

A decir verdad siempre ha sido asi, recordemos programas como "El chavo del 8" y similares que engendraron el sentido de pertenencia en la sociedad. Por que?...por que la afinidad con ella siempre fue: ser "pobre", ingenuo,testarudo, "chismoso", "burro", "griton" etc. Esta finalidad era, es y sera, la de crear empatia con el televidente promedio para recrear su entorno socioeconomico, mostrando asi un reflejo donde el mismo pudiera persuadir que todo esto es normal e inclusive es una forma o estilo de vida. Igualmente los patrocinadores en la mayoria de sus comerciales, perfilan candidatos a clientes a traves de los bien y ponderados estereotipos (como los famosos "Tecate por ti"), donde inclusive algunos espectadores adoptan las frases y ademanes para imitarlas y generar esa misma empatia ante los demas.

La conclusion de mi humilde comentario es la siguiente: no hay que olvidar nunca que realmente la television es un negocio, y el negocio aqui es mantener cautivo y sobre todo "pasivo" al expectador. Que no razone, no exija, ni demande programas mas sofisticados, en pocas palabras; que solo se limite a ver y a consumir lo que se le muestra. Es por eso que dificilmente veremos en programacion abierta tematicas dirigidas a espectadores mas exigentes o cuestionantes, debido a que estos ultimos no son negocio por ser un sector porcentual muy bajo. E inclusive (paradojicamente) dichos programas acarrearian mas costos en cuanto a produccion, asi como conductores preparados que pudieran hacer alusion a dichos temas tales como ciencia, tecnologia, cultura etc. En fin, saludos. Atte: Ing. Clopez

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Cierto, muy cierto...y lo peor es que uno mismo como consumidor lo solapamos al ser permisivos y un público pasivo. Aplicamos en consabido "si no te gusta, cámbiale de canal"; y nos olvidamos de exigir, de manifestar nuestra inconformidad. No dudo que las producciones sean costosas; pero también es cierto que los medios no pagan los impuestos que deberían y ahorran muchisimos miles de millones con los programas de tan baja calidad que presentan. Es una pena, pero es el mundo en que vivimos.

Gracias por la visita, Ing, y sobre todo, por tomarse el tiempo de comentar la entrada!!

Saludos.

Myriam dijo...

de verdad que en lo personal me da tristeza ver a dónde fue a caer la televisión en Monterre. Apenas tengo 17 años, y en el poco tiempo que me queda para ver la televisión, me encuentro con que estaba, al principio, la reina del regueton, la princesa del regueton... y luego, ¿qué mas sigue?, ¿qué sector de la sociedad será el "afortunado" en participar?, ¿acaso los bebés?...

Perdon si mi comentario es insignificante, pero es lo que pienso respecto a esto.

bY: Myriam G.

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Myriam, todos los comentarios son igualmente importantes y agradecidos por el solo hecho de postearlos. sí, tienes razón, fíjate que hace unos días, en el susodicho programa vi a personas con Síndrome de Down bailando reggaeton; me parece que ahora el "concurso" va enfocado hacia ellos. La pregunta es, si yo fuera la mamá de uno de estos niños especiales, ¿permitiría que se exhibiera en este tipo de pseudoprogramas?...digo, no tendría nada de malo, en otras circunstancias, pero el susodicho programita ya tiene tras de sí toda la mala reputación del mundo. ¿Quién tiene la culpa entonces?...

Gracias por la visita!!