Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 20 de marzo de 2007

MENTALIDAD RADICALMENTE ABIERTA

Desde que nacemos hasta el final de nuestros días, crecemos y nos desarrollamos dentro de una sociedad, la cual marca las pautas a seguir para convivir en paz y en armonía...por lo menos este es el ideal que se persigue, sin embargo, existe un viejo refrán que dice: "nadie como la familia para sacarte de un apuro o para terminar de hundirte"; el cual también es aplicable a cualquier grupo social en el cual nos desenvolvamos.
La verdad es que las normas sociales son bastante ambiguas, y en muchas ocasiones pesan más las reglas no escritas que las establecidad legalmente.
Es esta misma sociedad la que nos marca el patrón de lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, y hasta lo "normal" y lo "anormal". Crecemos pensando por ejemplo que ser heterosexual es "lo normal" y que la homosexualidad es sinónimo de una conducta desviada; ¿por qué esta postura tan radical? porque desde los principios de la civilización, las reglas sociales así nos lo han dictado; se escriben libros que abordan este tipo de cuestiones; "manuales" de lo que se debe y no se debe hacer, algunos con tintes ideológicos o religiosos; otros con apuntes metafísicos y bases psicológicas, los cuales se encuentran al alcance de la mayoría de las personas, quienes los leen y deciden, en base a diversos factores, si hacen suyo el pensamiento allí ilustrado.
Lo cierto es que lo correcto y lo incorrecto, lo "normal" y lo "anormal" son conceptos relativos que cada quien toma e interpreta de acuerdo a su desarrollo, educación y entorno en el cual se desenvuelve.
Lo que en mi opinión se convierte en una mentalidad "cerrada" y en un "suicidio mental y emocional" por decirlo de alguna manera, es que se crea ciegamente en algo, solo porque se leyó en un libro, llámese biblia, corán, o las historietas de la familia burrón. Pienso que para hacerse de una opinión válida y convincente sobre todo para uno mismo, habría que buscar información de varias fuentes basándose incluso, en la experiencia y las vivencias propias y en todos los medios posibles para lograr así una percepción mas amplia y coherente de determinado tema; sin dejar de lado el beneficio de la duda de interpretaciones alternas, afines o contrarias a la nuestra; puesto que existen pocas cosas más perjudiciales que la creencia errónea de que "si no estás conmigo, es porque estás contra mí, o porque eres un completo idiota". Este tipo de suposiciones no hacen más que fomentar la autoignorancia y la incapacidad de convivir con respetables personas de enorme validez moral y mental, pero con opiniones diferentes a la nuestra.
Nada nos enseña más que la experiencia y la práctica. Ni el mejor y más completo manual de comportamiento o de ideologías nos puede dar lo que nos da nuestro entorno real.
¿Por que no se discuten en las mesas de debate temas como el matrimonio, los hijos, la familia establecida, la virginidad intocable, etc? porque estos temas se consideran por la sociedad en general como "normales", por lo tanto no requieren mayor atencion... aqui habría que preguntarse, si es verdad que no requieren atención.... ¿segun quien?... ¿los medios?... ¿las iglesias?... ¿el gobierno?... ¿las escuelas?... ¿las familias?.... ¿o nosotros mismos?
En conclusión: si se va a adoptar una postura radical, se necesita, por lo menos saber y entender por qué y en qué dicha postura nos favorece, y fortalecerla con información suficiente y abundante, con vivencias y experiencias propias, y no de terceras personas basados en textos o costumbres "externas" sobre dicho tema.
El tener y mantener la mente abierta es una costumbre que muy poca gente sigue; el ser "radicalmente abierto" nos brinda la oportunidad de aprender sobre infinidad de temas; así como de ampliar nuestra percepción del mundo real, de su diversidad y todas sus dimensiones.


**Agradecimiento especial a Juan Fco Villalobos la asesoría prestada para la creación de esta entrada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo opino,

que las posiciones radicales no son convenientes bajo ninguna circunstancia por muy fundamentadas que éstas sean.

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Desde luego esto sería lo más deseable; el que no hubiera posturas radicales es un ideal; sin embargo, la realidad es que este tipo de posiciones se adoptan, es imposible que no existan, debido a la diversidad de nuestro entorno; en lo que quise hacer énfasis es en que, ya que no podemos evitar que se tomen este tipo de posturas, hay que procurar que por lo menos se apoyen en bases firmes y abundantes.

Saludos y mil gracias por dedicar un poco de tu tiempo a leer el blog. Seguimos trabajando.