Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

viernes, 19 de enero de 2007

RAZÓN VS SENTIMIENTO

El cerebro puede ser el órgano más engañoso del cuerpo; en ocasiones se usa demasiado, y en otras, simplemente no se utiliza. Tan malo es lo uno como lo otro, si se hace todo el tiempo.

Algunas personas tienden a pensar muy detenidamente cada situación, por cotidiana que sea, lo cual puede hacer difícil, errónea o viciada la decisión que se tome, debido al exceso de cavilación. Existe por el contrario, otra clase de personas que apagan su cerebro en determinadas situaciones porque creen que el corazón les dictará mejor lo que se debe hacer; esto no siempre es lo ideal, pero es bastante válido si pensamos que hay ocasiones en que las mejores ideas y/o
decisiones se toman por las llamadas "corazonadas".

Lo difícil en ambos casos es saber y determinar un sano equilibrio entre cerebro y corazón. y al decir "equilibrio" no me refiero a usarlos por igual, o a pensar con el cerebro y esperar confirmación del corazón o viceversa. Para lograr la armonía y sensatez de nuestras resoluciones, pensamientos o sentimientos siempre debe haber uno de los dos órganos que sea preponderante sobre el otro.

Existen ocasiones en las cuales es mejor "apagar" el cerebro o bien bajarle un poco a la "intensidad de pensado" para poder tomar una determinación que no afecte negativamente (o positivamente, se puede dar el caso) a terceras personas, a nosotros mismos o a nuestro entorno; sin embargo, siempre habrá en la vida circunstancias que nos obliguen a pensar fríamente, con el sentimiento aletargado y el cerebro muy despierto, con el fin de que la decisión que se tome sea fría, calculada y por ende, mas justa (o quizás no tan justa, pero sí mas correcta).

Este balance no es tan fácil de lograr, y menos aún cuando se está en una etapa de enamoramiento o cariño excesivo hacia algo o alguien; ya que es en estos casos cuando, hablando en términos digamos, técnicos, se hace casi imposible el utilizar el cerebro porque el sentimiento
utiliza la mayor parte del "ancho de banda" que se necesita para la toma de decisiones.

Lo importante es saber y considerar si la resolución a tomar necesita ser valorada fríamente o de manera sentimental; lo cual se vuelve en ocasiones un círculo vicioso porque para saberlo, se necesita primero pensar detenidamente; actividad que en determinadas etapas de la vida se hace muy difícil.

La armonía entre cerebro y corazón se puede alcanzar, mientras se logre que el uno no interfiera con el otro. Puede llegar a ser bastante doloroso a menudo, pero es la mejor forma en que estos dos órganos, a veces tan afines, otras tan opuestos, puedan convivir con tranquilidad y sensatez en el mismo cuerpo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El peor de los casos, cuando el corazón te dicta adelante pero la razón te dice que te detengas. El corazón insiste pero tu cerebro te ordena pues piensa que si no le obedeces puedes llegar a sufrir mas que si ahora te detienes. A lo que el corazón solo ve el dolor del presente pues el dolor del futuro es una mera suposición de su enemigo la razón.

Omar G dijo...

Gracias por tus palabras, me ayudan a entender un grave problema familiar que estoy sufriendo, quien sea que fueses: mil gracias por tus sabias palabras.

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Omar, gracias a tí por la visita y por tomarte el tiempo y la atención de comentar. Cualquiera que sea tu problema, recuerda que de una u otra forma tiene solución. Ayuda mucho el pensar un poco en primera persona: el estar bien y emocionalmente estable suele ser lo primordial en estos casos. No te desanimes, confía en tu criterio y tu fuerza interior y verás que todo poco a poco va saliendo. Gracias nuevamente y muy buena vibra para que pronto soluciones tus problemas. Ánimo!!

Anónimo dijo...

hola todavia funciona este foro ?

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Hola!! He tenido el blog algo abandonado, pero espero ya este año actualizarlo más seguido. Saludos y Gracias por la visita!!