Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

jueves, 11 de enero de 2007

MACHISMO FEMINISTA

Aunque pensemos que el machismo en nuestros días está prácticamente extinguido, puedo asegurar que no es así. Aún queda una parte de machismo que se rehúsa a morir. Esto por una muy sencilla razón: mientras haya hombres en la Tierra, habrá machismo.
La naturaleza del hombre es, la mayoría de las veces, el pensar que ellos tienen la fuerza (física, mental y emocional), el poder y el control que las mujeres no tenemos. Todos los hombres tienen un lado machista; por más escondido que esté, lo tienen. Unos más marcado, otros menos, pero tarde o temprano sale a relucir.
Lidiar con el lado machista de un hombre suele ser tarea fácil una vez que se le tiene bien ubicado. Todo es cuestión de práctica y de mover las piezas sabiamente para hacer que el machismo sea un cómplice sutil del feminismo. El secreto está no en dejarles a ellos todo el control de las situaciones, sino en HACERLES CREER que tienen el control, que son ellos los inteligentes, los fuertes, los de las mejores ideas. Por ejemplo, si un fin de semana quieres salir a comer fuera y tu pareja es de los que no les gusta que les digas qué hacer o de los que hacen circo maroma y teatro después de una cena por lo mucho que gastó, se le puede decir por ejemplo que estás algo cansada y no te gustaria tener que cocinar, adornado, por supuesto con comentarios como: "el dia está muy bonito, está como para salir a pasear", entonces, quizás, (y solo quizás, puesto que hay algunos hombres que cuestan más trabajo) él dirá algo como "tengo una idea, ¿que te parece si vamos a comer fuera?" ¡maravillosa idea! y de paso, no se podrá quejar de lo mucho que gastó, puesto que fue SU idea salir a comer.
Esto no es más que una coacción subliminal para que ellos hagan lo que nosotras queremos, sin que pierdan esa "autoridad" y su lado machista queda intacto.
Lo importante es que ese lado de la naturaleza del hombre se acepte y se respete como tal, pues aunque haya mil liberaciones femeninas, aunque una sea de las que "no se dejan" y cuestione por todo y por nada las decisiones de los hombres, y bailemos y cantemos alrededor de una hoguera de brasieres encendidos, el machismo jamás desaparecerá por completo; y si lo aceptamos como parte de la naturaleza misma del ser humano (principalmente del hombre), seremos más inteligentes para poder lidiar con él.
El balance entre ambos lados de la pareja es indispensable para lograr una relación armoniosa; el sentirse importante y hacer sentir importante a la pareja es un complemento que puede llevarse a cabo gracias, principalmente a la negociación y al saber ceder por alguna de las partes. En el caso anterior expuesto, por ejemplo, ella está cediendo el poder de decidir salir de casa a él, y él está haciéndola sentir especial al invitarla a comer fuera.
Cierto que hay hombres que definitivamente apagan su cerebro durante el fin de semana, mientras lo alimentan con lucha libre, futbol, o cualquier programa "interesante" que encuentren en la televisión; y existen también los hombres que tienen su lado machista demasiado elevado y no permiten que la mujer les dirija siquiera la palabra sin autorización de ellos. Con estos dos casos es más difícil la negociación, el primero porque el "receptor" del emisor está "fuera del aire" y el segundo porque está totalmente bloqueado, aunque este bloqueo sea únicamente el reflejo de su temor a ser descubierto como el ignorante y sensible que es en realidad. Sin embargo, con un poco de esfuerzo, paciencia e inteligencia, se puede dirigir también estas y otras clases de machismo.
En resumen, aquella frasesita de "todos los hombres son iguales" es cierta, tan sólo a medias, puesto que son iguales en el sentido de que todos tienen su lado machista, pero al mismo tiempo, son diferentes en cuanto al nivel en que manejan este aspecto de su personalidad. Si pedimos respeto e igualdad a los hombres, respetemos también su naturaleza, sin que esto impida, por supuesto, hacer nuestra labor para lograr que el machismo trabaje en favor de las mujeres.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece enfermizo... Crees de verdad que todos los hombres somos iguales?
estas equivocada y mucho, y cres que no hay mujeres que dominan a sus parejas de modo de que todo lo que haga o diga sea nulo? existe la violencia machista, sí y tanto pero por parte de hombres y mujeres, no debes generalizar es un consejo.
Y crees de veras que tratarnos de forma estúpida da algun tipo de resultado? Igual tus ex, maridos o novios lo fueron.
Pero en esta sociedad cada vez quedan menos ignorantes...
No escribire más ya que no vale la pena si realmente piensas asi.
Un saludo

•°o.O«SåNÐiLû»O.o°• dijo...

Enfermizo me parece que aun les siga sorprendiendo lo que está a nuestro alrededor.
Primero: en ningún momento genralicé y en ningún momento dije que TODOS LOS HOMBRES fueran machistas o malos.
Lo que dije fue que todos tienen un lado machista, es su naturaleza, así como todas tenemos nuestro lado feminista, unas más marcado que otras.
Segundo: Jamás dije que fuera malo. Dije que en ALGUNOS hombres está mas marcado que en otros y que a menudo es difícil lidiar con esa situación.
Tercero: Mi vida personal no está a discusión, y por tu comentario de "tratarlos de manera estúpida" (lo cual nunca dije), deduzco que te sentiste ofendido y aludido de alguna manera, y de ser así, estás confirmando lo que dije: todos tienen su lado machista y no les gusta sentir que son menos.
Y por último, ¿no te has puesto a pensar que asi como dices tú, "de manera estúpida" nos han venido tratando a las mujeres durante siglos?...
"las mujeres no pueden votar", "vieja loca ha de estar menopausica y no sabe lo que dice", "las mujeres solo sirven para tener hijos" "DETRAS (no al lado) de un gran hombre hay una mujer"?...y le puedo seguir con ejemplos como esos; pero no es el caso.
Hay muchos hombres maravillosos, responsables, cariñosos, ejemplos de vida, encantadores. Pero eso no les quita que tengan tambien su pequeña dosis de machismo. No es malo ni enfermizo; es la realidad.
Ojalá leyeras con la mente analítica y la cabeza fría y no tanto con el hígado; te darías cuenta de que hay muchas cosas que las mujeres pensamos o sentimos, pero que no lo podemos decir sin ser malinterpretadas por ustedes, como acaba de suceder.
Saludos.