Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

lunes, 29 de enero de 2007

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

"No me caso hasta que mi novia aprenda a cocinar"....frase célebre de muchos hombres, aún en la actualidad. Palabras muy trilladas, muy comunes y muy "varoniles" quizás; pero desafortundamente para ellos, totalmente fuera de orden. Hoy en día esa frase ya no aplica simple y sencillamente porque la mujer se encuentra ya en igualdad de circunstancias con el hombre. Tanto en el ámbito profesional y laboral como en el personal, ha venido ganando terreno.

Lo que no se alcanza a comprender del todo es que si ellas pueden salir a trabajar, atender una casa, educar a los hijos y cocinar, ¿por qué el hombre no podría hacer lo mismo o por lo menos la mitad? La respuesta esté quizás, en la educación que recibimos desde pequeños; pues aún con todos los avances logrados, muchas vec
es se nos educa diferente a hombres y mujeres: al hombre se le educa no para que aprenda a hacer las labores del hogar, sino par ser el "eposo atendido" y a la mujer se le educa para tener la aptitud de hacer mil cosas a la vez, lo cual incluye, por supuesto, atender al marido; cuando lo ideal sería que se nos diera a ambos las armas para defendernos tanto en lo profesional como en el hogar; educar bajo el concepto de responsabilidad compartida sigue siendo, hasta ahora, una necesidad apremiante para el óptimo desarrollo personal, así como para lograr un matrimonio estable y armonioso basado en el respeto y la igualdad.

Es verdad que la capacidad intelectual y la fuerza interior son cualidades que, por lo general, en las féminas están más desarrolladas; pero con un poco ( o un mucho, según sea el caso) de esfuerzo, los hombres también pueden llegar a alcanzar altos niveles tanto de intelecto como de fortaleza.


De manera que no existe ya excusa alguna para que los hombres no se apliquen y se decidan a ponerse un delantal para entrar en la cocina, territorio hasta hace poco considerado como la "dimensión desconocida"; ahora que si dicha tarea se les dificulta un poco, pueden optar por una suscripción a alguna revista de cocina, o intentar primero con otras labores propias del hogar. No hay que olvidar que el tiempo corre; y la mentalidad se abre cada vez más a nuevos horizontes; así es que no es de extrañarse si un día se escucha a una mujer comentar a sus amigas: "yo no me caso hasta que mi novio aprenda a cocinar...y a barrer, trapear, lavar, planchar..."

viernes, 19 de enero de 2007

RAZÓN VS SENTIMIENTO

El cerebro puede ser el órgano más engañoso del cuerpo; en ocasiones se usa demasiado, y en otras, simplemente no se utiliza. Tan malo es lo uno como lo otro, si se hace todo el tiempo.

Algunas personas tienden a pensar muy detenidamente cada situación, por cotidiana que sea, lo cual puede hacer difícil, errónea o viciada la decisión que se tome, debido al exceso de cavilación. Existe por el contrario, otra clase de personas que apagan su cerebro en determinadas situaciones porque creen que el corazón les dictará mejor lo que se debe hacer; esto no siempre es lo ideal, pero es bastante válido si pensamos que hay ocasiones en que las mejores ideas y/o
decisiones se toman por las llamadas "corazonadas".

Lo difícil en ambos casos es saber y determinar un sano equilibrio entre cerebro y corazón. y al decir "equilibrio" no me refiero a usarlos por igual, o a pensar con el cerebro y esperar confirmación del corazón o viceversa. Para lograr la armonía y sensatez de nuestras resoluciones, pensamientos o sentimientos siempre debe haber uno de los dos órganos que sea preponderante sobre el otro.

Existen ocasiones en las cuales es mejor "apagar" el cerebro o bien bajarle un poco a la "intensidad de pensado" para poder tomar una determinación que no afecte negativamente (o positivamente, se puede dar el caso) a terceras personas, a nosotros mismos o a nuestro entorno; sin embargo, siempre habrá en la vida circunstancias que nos obliguen a pensar fríamente, con el sentimiento aletargado y el cerebro muy despierto, con el fin de que la decisión que se tome sea fría, calculada y por ende, mas justa (o quizás no tan justa, pero sí mas correcta).

Este balance no es tan fácil de lograr, y menos aún cuando se está en una etapa de enamoramiento o cariño excesivo hacia algo o alguien; ya que es en estos casos cuando, hablando en términos digamos, técnicos, se hace casi imposible el utilizar el cerebro porque el sentimiento
utiliza la mayor parte del "ancho de banda" que se necesita para la toma de decisiones.

Lo importante es saber y considerar si la resolución a tomar necesita ser valorada fríamente o de manera sentimental; lo cual se vuelve en ocasiones un círculo vicioso porque para saberlo, se necesita primero pensar detenidamente; actividad que en determinadas etapas de la vida se hace muy difícil.

La armonía entre cerebro y corazón se puede alcanzar, mientras se logre que el uno no interfiera con el otro. Puede llegar a ser bastante doloroso a menudo, pero es la mejor forma en que estos dos órganos, a veces tan afines, otras tan opuestos, puedan convivir con tranquilidad y sensatez en el mismo cuerpo.

jueves, 11 de enero de 2007

MACHISMO FEMINISTA

Aunque pensemos que el machismo en nuestros días está prácticamente extinguido, puedo asegurar que no es así. Aún queda una parte de machismo que se rehúsa a morir. Esto por una muy sencilla razón: mientras haya hombres en la Tierra, habrá machismo.
La naturaleza del hombre es, la mayoría de las veces, el pensar que ellos tienen la fuerza (física, mental y emocional), el poder y el control que las mujeres no tenemos. Todos los hombres tienen un lado machista; por más escondido que esté, lo tienen. Unos más marcado, otros menos, pero tarde o temprano sale a relucir.
Lidiar con el lado machista de un hombre suele ser tarea fácil una vez que se le tiene bien ubicado. Todo es cuestión de práctica y de mover las piezas sabiamente para hacer que el machismo sea un cómplice sutil del feminismo. El secreto está no en dejarles a ellos todo el control de las situaciones, sino en HACERLES CREER que tienen el control, que son ellos los inteligentes, los fuertes, los de las mejores ideas. Por ejemplo, si un fin de semana quieres salir a comer fuera y tu pareja es de los que no les gusta que les digas qué hacer o de los que hacen circo maroma y teatro después de una cena por lo mucho que gastó, se le puede decir por ejemplo que estás algo cansada y no te gustaria tener que cocinar, adornado, por supuesto con comentarios como: "el dia está muy bonito, está como para salir a pasear", entonces, quizás, (y solo quizás, puesto que hay algunos hombres que cuestan más trabajo) él dirá algo como "tengo una idea, ¿que te parece si vamos a comer fuera?" ¡maravillosa idea! y de paso, no se podrá quejar de lo mucho que gastó, puesto que fue SU idea salir a comer.
Esto no es más que una coacción subliminal para que ellos hagan lo que nosotras queremos, sin que pierdan esa "autoridad" y su lado machista queda intacto.
Lo importante es que ese lado de la naturaleza del hombre se acepte y se respete como tal, pues aunque haya mil liberaciones femeninas, aunque una sea de las que "no se dejan" y cuestione por todo y por nada las decisiones de los hombres, y bailemos y cantemos alrededor de una hoguera de brasieres encendidos, el machismo jamás desaparecerá por completo; y si lo aceptamos como parte de la naturaleza misma del ser humano (principalmente del hombre), seremos más inteligentes para poder lidiar con él.
El balance entre ambos lados de la pareja es indispensable para lograr una relación armoniosa; el sentirse importante y hacer sentir importante a la pareja es un complemento que puede llevarse a cabo gracias, principalmente a la negociación y al saber ceder por alguna de las partes. En el caso anterior expuesto, por ejemplo, ella está cediendo el poder de decidir salir de casa a él, y él está haciéndola sentir especial al invitarla a comer fuera.
Cierto que hay hombres que definitivamente apagan su cerebro durante el fin de semana, mientras lo alimentan con lucha libre, futbol, o cualquier programa "interesante" que encuentren en la televisión; y existen también los hombres que tienen su lado machista demasiado elevado y no permiten que la mujer les dirija siquiera la palabra sin autorización de ellos. Con estos dos casos es más difícil la negociación, el primero porque el "receptor" del emisor está "fuera del aire" y el segundo porque está totalmente bloqueado, aunque este bloqueo sea únicamente el reflejo de su temor a ser descubierto como el ignorante y sensible que es en realidad. Sin embargo, con un poco de esfuerzo, paciencia e inteligencia, se puede dirigir también estas y otras clases de machismo.
En resumen, aquella frasesita de "todos los hombres son iguales" es cierta, tan sólo a medias, puesto que son iguales en el sentido de que todos tienen su lado machista, pero al mismo tiempo, son diferentes en cuanto al nivel en que manejan este aspecto de su personalidad. Si pedimos respeto e igualdad a los hombres, respetemos también su naturaleza, sin que esto impida, por supuesto, hacer nuestra labor para lograr que el machismo trabaje en favor de las mujeres.

miércoles, 3 de enero de 2007

SUTILMENTE EXPLOTADOS

¿Cuántas veces hemos oído hablar de la explotación infantil? Se habla de este tema hasta el hartazgo. Lo vemos en programas humanitarios de televisión, programas de radio, artículos, etc. Sin embargo, hay una clase de explotación infantil de la que casi no se habla: la que se da en el hogar.
Por este tema entendemos a los niños sin hogar, o cuyos "malvados y diabólicos" padres los mandan a trabajar a la calle para que contribuyan con el gasto familiar. Pero desafortunadamente no nos damos cuenta muchas veces que la explotación a menudo se da en el hogar mismo, dentro del núcleo familiar, y viene de padres que se
dicen "responsables" y que, en muchas ocasiones, presumen de la educación que le dan a sus pequeños.
Este tipo de "abuso silencioso" o sutil es, desafortunadamente muy
frecuente en nuestro país. En algunas familias, ambos padres trabajan, y mientras se encuentran ausentes, son los hijos quienes se tienen que encargar de las labores del hogar. Nada tiene de extraño, es cierto; puesto que a los hijos hay que enseñarles a ser responsables y a ayudar con las labores de la casa. Sin embargo, si quien se encarga de estas tareas es un menor, digamos, de 10 u 11 años, las cosas se
complican. Y se complican porque no solo se les encarga que tiendan su cama, o que se sirvan su comida; sino que se les entrega absolutamente todo el trabajo de la casa desde barrer, trapear, lavar, y en algunos casos hasta cocinar y atender y cuidar a algún hermano o hermana menor. Peor aún cuando los padres regresan de trabajar y desquitan el hastío del día regañando, incluso hasta con insultos, al pequeño si no les gustó cómo hizo sus "tareas"; porque, por supuesto se exige respeto hacia sus padres, pero en muchas ocasiones, ese respeto no es recíproco de padres a hijos.
Definitivamente la sobrecarga de trabajo para el niño es dañina, y aún mas cuando tiene que cumplir con estos deberes y al mismo tiempo aplicarse para sacar buenas calificaciones en la escuela; ya que si no es así, regaño y castigo seguro.
Y son estos mismos padres, que descargan en un niño o niña toda la responsabilidad de las tareas de la casa, la escuela, y el cuidado de los hijos mas pequeños, los mismos que se asombran y se dan golpes de pecho, y casi hasta rompen en llanto cuando ven por televisión o se enteran por algún medio de un caso de explotación infantil.
¿Por qué pasa esto? simplemente porque no nos damos cuenta de que la explotación empieza en el hogar; la educación y la responsabilidad no se inculcan a golpes ni tratando a los niños como si fueran adultos pequeños. Si las estadísticas mostraran cada casa, cada familia que explota a sus hijos de esta manera sutil y silenciosa, seguro que las cifras serían por demás alarmantes.
Los niños no están preparados para pensar, decidir, reaccionar, interpretar o trabajar como un adulto. Son niños, su "trabajo" debe ser estudiar, jugar, interactuar, socializar, divertirse, COOPERAR en el hogar y obedecer y respetar a sus padres; y por otro lado, la función de un padre o una madre debe ser educar, con paciencia, amor y responsabilidad; respetar a los niños, y tratarlos como lo que son, no como una persona mayor. Si un ama de casa se queja por el exceso de trabajo en el hogar, pensemos que para un niño significa un esfuerzo doble.
Deleguemos tareas, con responsabilidad y ayudemos a nuestros hijos a ser mejores seres humanos, respetando, ante todo, la etapa en la que se encuentran. Cada etapa de la vida es hermosa y única, y debe vivirse como se debe y al máximo; siempre con responsabilidad y respeto por los demás; y si esos "demás" son niños, con mucha mayor razón.
La niñez es el pilar de las etapas siguientes en la vida; tratemos de no contaminarlas, ni siquiera de manera "sutil".

martes, 2 de enero de 2007

LA CUESTA DE ENERO

Adentrémonos ahora en la mente de una compradora en las fiestas de fin de año en un centro comercial... DICIEMBRE DE 2006: "A ver...tengo el peluche de luisita (ay que feo se oyó), la chamarra de papá, el abrigo para mamá...híjole a ver si le queda, lo malo que en los tianguis no dan tickets, nimodo mas le vale que le quede. Y todavía me falta Nicanor, chin, a ese nunca se que regalarle...mm...¿que le regalé el año pasado?..ahh si!! la corbata de ositos, ay que mona estaba!! no se por qué nunca se la he visto puesta; ahora que me acuerdo al que le vi una igualita fue a su hermanito....aaaahh que "#$%&& Nica, seguro no le gustó y se la pasó a su hermano, pues ahora para que se eduque, voy a buscar los calcetines mas ridiculos que encuentre para él; y mejor lo anoto, no se me vaya a olvidar. Ahora sí, ¿quien me falta?..ok, para güelita cuca, unas 'pantunflas'..ay pero estas no, estan muy simples, a ver unas de peluchito pa que sean mas calientitas..mmm rosa o cafecito?? no, mejor rosa pa que se vean mas tiernas. ¿Cuánto es?....165 por unas pantuflas??? ¡que bruto, ni mis zapatos de piel de lagarto australiano me costaron eso!...bueno, nimodo, que no diga la güelis que no los vale....ojalá que de perdida no le apesten las patas o las llene de hongos porque entonces sí me van a doler mis 165...tarjetazo. Bueno, pues necesito un regalito mas para...ayyyy pero que hermosa blusita!!!...me quedara??...no no no!! estoy comprando regalos....ay pues me la pruebo, total, un cariñito pa mi, qué tanto es tantito!!...no pues me queda súper, me la compro!!..¿cuanto cuesta?...320? que barbaro, es una ganga, digo, porque las piedritas con que dice "girl" sí dan el gatazo. Bueno pues me la llevo...tarjetazo...ay pero con que me la voy a poner? no pues necesito un pantaloncito decente, a ver...ah este esta bonito...uy a ver si quepo, se estira la tela? si, me lo llevo tambien...400 pesitos...tarjetazo. Chin pero no tengo zapatos, ok, voy a buscar unos bonitos pero que no sean muy caros, porque me faltan regalos...a ver..ay estas botas están hermosas!! seguro se me han de ver hiper-nice con un pantaloncito negro, ay pero el que me compré es azul...no pues tendre que conseguir uno negro para las botas, porque si no, no van a lucir el peluchito este que tienen alrededor, asi como del "perro aguayo"...estan bonitas, mmmm...cuestan casi 500, pues me las llevo, muy baratas estan...tarjetazo. Ahora si, busco el pantalon negro y ya, me dedico a los regalos. Ay pero estan muy caros...pero pues son para combinar las botas del perro aguayo, nimodo...tarjetazo. Ay ya van a cerrar, bueno, de volada, los calcetines del Nica....a ver, estos de snoopy? no, 25 pesos, muy caro. Mejor estos de motitas a los lados...21 pesitos, va. Ay pero cómo voy a pagar con tarjeta unos miserables calcetines, mejor me compro una plancha para el cabello, ah y mi maquillaje, a ver, dónde está lo de revlon? ok...me llevo esto y esto y esto también....ahora si, 648 pesos, si lo ameritan...tarjetazo."

ENERO DE 2007: "Bueno? ay manita pues aqui asustándome con el estado de cuenta de la tarjeta...sí, no manches, me llegó altísimo, no se como le voy a hacer, yo creo que tendré que empeñar la pulserita y el collar que me regaló mi papá en navidad para salir de la deuda....no, cómo crees, sí son finas, bueno eso espero, nomas falta que las haya comprado en un tianguis cualquiera, que poca.....no, pues si no se puede me vas a tener que prestar, amigui, porque de verdad no se como le voy a hacer para pagar...tu estas igual? uh pues entonces a ver si vamos juntas al empeño no?... ok, me pongo mis botas y te veo en un ratito...bye!!...No pues yo creo que este año mejor no compro regalos, no me costea, mejor una tarjetita a cada quien y ya; porque la deuda esta altisima!!! mira que tener que empeñar mis cositas, y todo por las mugres pantuflas de güelita cuca, que barbaro que caras estaban, eso fue lo que me pasó a perjudicar....nimodo, otro año, otra deuda....chin, ya se le esta cayendo el peluche a mis botas, despues del empeño le digo a mi amigui que me acompañe a comprarme otras...y de paso un celular, este ya esta muy viejito, mejor este se lo vendo a mi hermanita y me compro yo uno que tenga camarita..ah y tambien...."

Moraleja: Mejor regalemos afecto, y uno que otro detallito, que ésos no nos lo cobran en enero; y así hacemos la cuesta un poco menos empinada.