Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 27 de diciembre de 2006

ENTRE RISAS Y MENTADAS


Se avecina el 2007; y entre las prisas y las compras de última hora, el pavo, los buñuelos, el ponchecito y los regalos (donde los haya, por supuesto), sería bueno tomar un descanso. Un tiempo con nosotros mismos para hacer un recuento del año que se va. Consintámonos un poco. Tomemos una taza de ese rico ponche (con piquete), o en su defecto, un calientito y aromático café de olla; nos envolvemos en un grueso y abrigador cobertor, y veamos: El 2006 nos trajo de todo. Penas, alegrías, salud, enfermedad, éxito, fracasos, bendiciones, maldiciones, y uno que otro recordatorio familiar. Sin embargo, entre risas y mentadas, hay algo que prevalece: la fuerza interior y el buen humor para enfrentar las situaciones adversas. Por mi parte, no acostumbro hacer propósitos de año nuevo; primero porque hay algunos que solo se quedan en promesas, por una u otra razón; y segundo, porque el sentimiento de tristeza y frustración que surge cuando no salen las cosas como uno lo espera, es bastante molesto. De tal forma que en lugar de propósitos, prefiero hacer votos. Votos por la salud y la armonía de mi familia y mi hogar; por seguir gozando la bendición enorme de contar con mis amigos, por la salud física, mental y emocional de los que me rodean, y hasta por la gente que pudiera destilar mala vibra, si la hubiera, para que se les regrese unas tres o cuatro veces. Así que, con mucho amor por la vida, miro de frente al 2007, con las manos llenas de sueños y proyectos; con optimismo en el corazón, con una carga de inquietudes, dudas y temores sobre mi espalda; y adelante un escudo protector de fe, ambiciones, y más risas y más mentadas que el año anterior. Y bien, después de esta, quizás no tan profunda, pero sí muy sincera reflexión, damos el último sorbo a nuestra taza de poche o café, y nos despojamos del abrigador cobertor que nos envolvía para recibir ahora el aún más acogedor abrazo de nuestros seres queridos, al calor de las doce campanadas que anuncian el principio de un nuevo camino.

FELIZ AÑO NUEVO!!

No hay comentarios.: