Creative Commons License Este blog está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 17 de diciembre de 2006

CRÓNICA DE UNA NOCHE DE PAZ


Hace algunos años escribí un texto con motivo de las fechas decembrinas. Hoy lo leí nuevamente y me dí cuenta de que a pesar del paso del tiempo me sigo sintiendo tan agradecida con la vida como en aquel entonces. Dejando un poco de lado el ir y venir propio de estos días, la vanalidad de las fiestas y los regalos, transcribo este texto en este espacio, con el fin de recordar que a menudo las cosas más cotidianas son las que nos hacen sentir de alguna manera que realmente estamos vivos; que nuestro andar por este mundo no es en vano y que a veces entre obsequios y felicitaciones se nos llega a olvidar el regalo mas importante y valioso de todos: la vida misma. Deseándoles a todos la mejor de las navidades y un año nuevo lleno de éxitos les dejo esta pequeña parte de mi vida. La crónica de una "noche de paz". Este texto, que quiero compartir con ustedes, lo escribí especialmente para mi pequeño Erick; esperando que algún día lo lea. Desde que tengo memoria, todas mis navidades han sido maravillosas e inolvidables. Los regalos, la fiesta, y ese ambiente de unión familiar han hecho de esta época algo mágico. Gracias a la formación que recibí de mis padres, conforme fui creciendo me daba cuenta cada vez más de que lo realmente importante en navidad era el poder compartir con los seres queridos. Cuando estuve más grande, al final de cada año, en medio de toda la alegría de estas fechas no dejaba de sentir un vacío y un cierto sentimiento de tristeza. Esta navidad fue bastante diferente. El 24 mi esposo, Andrés, y yo nos pasamos el día recogiendo y limpiando nuestra casa. Para las 6 de la tarde, Erick, nuestro bebé, se puso un tanto inquieto; pues su salud se ha visto un poco afectada debido a los cambios de clima y a cosas propias de su edad. Estuvimos lidiando con él y con el cansancio del día; y algo fastiada me preparaba para salir, mientras me decía malhumorada: "qué nochebuena estoy pasando!!". Ya en la noche fuimos a cenar a casa de mis padres, y el bebé nuevamente se puso difícil. Me pasé la mayor parte del tiempo tratando de calmarlo. Cuando regresamos a casa, alrededor de las 11 de la noche, Erick pidió su biberón y lo acostamos en su cuna. No dormía. Lloraba mucho; de manera que lo tomé en mis brazos y lo paseaba por toda la casa, mientras le cantaba. Al fin se quedó dormido. Lo volvimos a acostar, pero a los 10 minutos despertó llorando. Nuevamente lo cargué y lo paseé hasta que se durmió; pero otra vez despertó llorando al poco tiempo. El "via crucis" duró así hasta las 3 de la mañana. Para esta hora, Erick se sentía mucho mejor, pero no se dormía. Me senté en la cama, a su lado; me sentía sumamente tensa y extremadamente cansada. Lo único que atinaba a pensar era que aquella había sido todo, menos una "noche de paz". En ese momento volví mis ojos hacia la cuna, y mi pequeño me dio una de sus mejores sonrisas. Tiempo después, se fue quedando dormido. Hasta entonces, casi a las 4 de la mañana, Andrés y yo pudimos descansar. Mientras mis ojos se iban cerrando, dando paso a la inconsciencia, pero con el pensamiento aún muy despierto, dí gracias a Dios. Gracias por esta navidad, sin duda, diferente a todas. Gracias porque el cansancio y la tensión me recordaban que tengo una familia con quien compartir estas fechas y una casa dónde disfrutar de ella. Gracias por el llanto de mi hijo que no me dejaba descansar y por haber puesto en mi camino a ese hombre especial que, un tanto malhumorado y fastidiado ahora roncaba a mi lado. Gracias porque todo ello me recordaba lo afortunada que soy. Siempre pensé que la gente exageraba al decir que la sonrisa de un niño no tiene precio. Sin embargo; aquella sonrisa de mi bebé, pasadas las 3 de la mañana, me hizo olvidar por un buen rato las presiones del día. Y puedo decir ahora, que esa sola sonrisa de ese ser tan pequeñito, y a esa hora de la madrugada ha sido, sin duda alguna, el mejor regalo de navidad que jamás haya recibido. Gracias, Dios porque con todo esto me haces ver que estoy viva, gracias por mi familia y por este año maravilloso que ha cambiado mi vida.
FELIZ NAVIDAD!!

No hay comentarios.: